domingo, 2 de noviembre de 2008

MANITAS DE CERDO.


Ya os he hablado de nuestra amiga María en otra ocasión (la que me cedió de motu propio la receta del paté casero) y hoy la vuelvo a traer, porque no he sido yo el que ha hecho este plato...
¡Hoy cocinó María!
La historia es como sigue:
Fuimos Adi y yo a su casa para "no sé qué de qué sé yo" y terminaba de hacer la comida, por lo que olía de maravilla.
.-¿A qué huele tan bien María...? Pregunté yo "inocentemente".
.-Son manos de cerdo, que le gustan mucho a mi marido...¿no estarás pensando...?
.-¡Nooooo, Dios me libre, ¿Cómo voy yo hacer nada así...? ¡peroooo, ya que estoy aquíííí...! ¿por qué no me das la receta, Mariiiita ...?
María, me miro por encima del hombro, sonrió con suficiencia y dijo:
.- ¡Anda, apunta piltrafilla...!
Con la velocidad del rayo, saqué la libreta y el bolígrafo que llevo a todas partes y escribí:
He aquí la receta:

ingredientes:

Manos de cerdo.
2 cebollas .
4 ó 5 clavos.
1 zanahorias.
1 puerro.
1 manojo de hierbas aromáticas.(tomillo y orégano frescos)
4 ó 5 hojas de laurel.
Un puñadito de almendras crudas en láminas.
1 copa de brandy.
4 rebanadas de pan de 2 ó 3 días.
1 tomate pelado y troceado.
1/2 vaso de agua.

Se hierven las manos de cerdo con agua, una cebolla con los clavos pinchados, la zanahoria, el puerro, el manojo de hierbas, tres hojas de laurel y un poco de sal, manteniéndose a fuego lento hasta que las manos estén muy blanditas (la consistencia de unos sesos)
En una sartén, freímos el pan y las almendras, hasta que estén tostados y los reservamos.
Con ese mismo aceite, sofreímos una cebolla picada, cuando esté transparente, añadimos el tomate y lo dejamos unos minutos, añadiendo una copa de brandy hasta que evapore el alcohol. Metemos el pan y las almendras junto con 1/2 vaso de agua, el sofrito de tomate y cebolla en la trituradora, le damos unos "toques" y lo echamos sobre las manos de cerdo (previamente escurridas) calentando un poco y sirviéndolo inmediatamente.


La historia, continuó, porque yo no podía dejar pasar la ocasión. Me puse a pensar muy fuerte, con los puños cerrados y me acordé de la Madre de Bamby, de la muerte de "Chanquete" y de la nueva subida de los tipos de interés en las hipotecas... ¡No podía fallar!, dos lagrimones surcaron mis mejillas...
.-¿Qué te pasa Pedro...?
.-¡Que tengo hambre María y con esto de la subida de la hipoteca, comemos un día sí y otro no y hoy es el día que no...!
Y María, que es más tierna que un filete de vaca de Kobe, dulcificó su mirada y me hizo entrega de un buen plato de manitas... ¡Ella es una buena persona y yo más falso que las lágrimas del cocodrilo de Lacoste!
¡Merezco vuestras críticas más ácidas!

Pd/Sres de Jumilla San Simón: Indíquenme, por favor, cuando les viene bien que pase a cobrar mi comisión por la propaganda de sus vinos.
Atentamente.

Pedro.M.B.

19 comentarios:

RosaMaría dijo...

Me encantó la anécdota.
Copié la receta para sorprender a mi cuñado que siempre está cocinando cosas ricas. Un abrazo ya desde Argentina dondé arribé en junio-todo este tiempo sin poder entrar a internet- salvo para los correos desde el ciber.
Feliz de poder leerlos nuevamente.
Gracias por la receta.

RosaMaría dijo...

OTROSIDIGO: El mantelito de la foto está precioso. Bueno, la foto también está muy bien sacada.

Irene dijo...

Uhmmm! que ricas, son muy parecidas a las que hace mi madre, pero ella me parece que les pone vino blanco.
Estan de murete!

Un beso

Pedro dijo...

Rosamaría.-
Las manitas, las hizo maría.
El mantelito, lo hizo Adi.
¡Pero yo me lo comí todo, hice la foto y escribí la entrada...!

Irene.-
Y luego, haces igual que yo ¡Te las comes tú...!

Pedro dijo...

María, se escribe con mayúsculas.
María, se escribe con mayúsculas.
María, se escribe con mayúsculas...
(100 veces)

Pilar - Lechuza dijo...

Junto con los caracoles, las manitas de cerdo están entre mis alimentos: "no puedo con ellos". I'm sorry, soooo sorry..that I was such a fool..

Bicos

cibercuoca dijo...

Bueno Pedro, comer y sacar la foto tiene su mérito y escribir la receta completa aún más .
Por lo de María me hiciste acordar a mi papá, Cuando era chico estaba internado en un colegio y siempre se le escapaba decir "santo pedo" lo escucharon los curas , lo amonestaron y le obligaron a escribir un cuaderno completo con la siguiente frase: "No debo decir santo pedo, no debo decir...y así hasta terminar el cuaderno , creéme que no se lo olvidó jamás , lo decía siempre!

Besos a la familia

nieves dijo...

Oyes, y a maría si le dices que a mí también se me caen las lágrimas, ¿no admite tuperweres? jajaja.
Felicítala de mi parte, porque tienen una pinta estupenda, y a tí felicidades por tu habilidad para comer rico y de "papo".

Un abrazo.

Azul Purpura dijo...

Críticas.... vamos a ello!
Lacoste o no, las lágrimas de cocodrilo no son tales... mera secreción!

Las manitas de cerdo... nada de crítica.. enhorabuena por este pedazo receta....las manitas guisadas son mi perdición! y esta receta es mucho mas suculenta que la receta que suelo hacer.... para mi solita claro!
Lo probaré cuánto antes.... me has picao, cachissss

Clara y Pepe (los Chuquis) dijo...

...¿¿Alguien pidió críticas ácidas?? ¡¡Presenteeee!!
Las argucias que utilizas para comer las manitas de cerdo de María, son absolutamente deprimentes, ¡y como si eso fuera poco, escribes su nombre en letras minúsculas!... esto es demasiado para corazones sensibles como los nuestros, tendremos que retirarnos inmediatamente... Sólo una cosita ¿qué tal estaban las manitas?

Pedro dijo...

Pilar-Lechuza.-
¡Vale! a ti, puede que no te gusten, pero déjaselas probar a la pobre lechuza ,que no tiene culpa...

Cibercuoca.-
Nunca escuché la expresión "santo pedo", pero me la apunto para decirla, cuando la ocasión lo requiera..¡santo pedo!

Nieves.-
La felicito por varios motivos, ayer fue su cumpleaños y me has recordado que le tengo que devolver el "tuper".

Azul Púrpura.-
Serán meras secreciones, pero son unas secreciones "conseguidoras", que se emplean desde la más tierna infancia a la madurez más madura...

Clara y Pepe.-
¿Las manitas? ¡Deliciosas! No me arrepiento de ser "deprimente", el fin justificó los medios.

Su dijo...

Que rico Pedro...pero tienes ventaja, con ese mantel del estilismo hecho por tu santa,la presentación inmejorable...muac

Ah:
Mi hija mayor, 1 de E.S.O-o aquello-, está aprendiendo libros de caballerias en literatura, ayer le enseñé algunas de las andanzas del Conde, y se partia...ya tienes otra fans de tus cosas.

Merche Pallarés dijo...

No tengo tiempo ahora de leer todas tus recetas pero he querido saludarte. Las leeré con calma. Muchos besotes, M.

NOVA dijo...

Este fin de semana comi manitas, seguro no tan ricas como estas, pero me encantaron, buscando la receta descubrí tu blog, copio la receta de María.
Un saludo

Capricornio dijo...

Qué es lo que causa tanta alegría? Pues las manitas de María!

De lágrimas, llantos falsos y verdaderos paladares está lleno el Reino de los Cielos! Que historia.! Muy buena, excelente receta y felicidades a María.

Terly dijo...

¿Como podría conocer yo a María?
Yo no sería tan falso como tú con tus lágrimas artificiales. Yo para empezar le haría el besamano y le ofrecería una amistad sincera.
¿Cuando me la presentas?
Un abrazo.

Pedro dijo...

Su.-
La Condesita Sinda y su esposo Don ginés, saludan a tu pequeña, afectuosamente.
¡Muac,muac!
Sula,Nina,Gus,Oni,Sami,Isi y Bas también.
Guau,guau,miau,miau,miau,miau,miau.
Y por supuesto, yo.
¡Muac!

Merche Pallarés.-
Me doy por saludado.

Nova,.
¡Gracias por tu visita, mujer misteriosa enmascarada!

Capricornio.-
Ya se sabe que: "Quien a buen árbol se arrima..."
Por eso yo siempre me arrimo a buen@s amig@s.

Terly.-
¡Ni en sueños, bonito!
María es solo para mí...
¡Bueeeeno, ya te dejaré ver las fotos de los platos...!

La Cocina mia dijo...

Y con esta me diste la puntilla total.


Besos

Pedro dijo...

La cocina mía.-
¡Es para que no sufras...!
Un besote.