jueves, 6 de noviembre de 2008

¡TÓMA CASTAÑA...! (Alquimia castañil)



Después del asalto fallido al marrón glacé, aún me quedaban 650grs de castañas peladas y cocidas, así que me decidí a acabar con ellas al precio que fuese y como las recetas que veía o eran demasiado complicadas, o demasiado caras, o demasiado "pijas", me lié tres toallas a la cabeza (con una no me llega) y me propuse hacer lo que hago muchas veces:
ALQUIMIA CASTAÑIL. Lo llamo alquimia, porque cuando empiezo, no tengo pajolera idea de lo que va a salir, pero eso sí, utilizo únicamente los elementos de los que dispongo en ese momento.

ingredientes:

650 grs de castañas cocidas (blanditas)
2 cucharadas colmadas de chocolate en polvo.
200 c.c. de nata para cocinar.
3 huevos.
1 vaso de leche.
4 cucharadas de azúcar.
1 copazo de ron añejo.
Margarina.

Se engrasan con margarina el o los recipientes en donde vamos a realizar el experimento (yo lo repartí en tres)
Se echan en la batidora el resto de los elementos, quitándole a los huevos la cascara. Si echamos los huevos con cascara, mejor lavarlos antes y luego proclamar a los cuatro vientos, que "lo que salga", está enriquecido en calcio, dándole al postre un toque nutriente-ecológico-profesional.
Al grito de "¡AGUA VA!" repartí el batido en los recipientes engrasados, los cubrí con papel de aluminio y los introduje en el horno precalentado a 180ºC durante 45 minutos.
A los 45 minutos fui al horno y saqué uno de los recipientes para comprobar que había cuajado el experimento, en lugar de utilizar los guantes (de los que dispongo) utilicé un trapo de cocina. Se me escurrió el recipiente, rápido como un rayo, lo cogí al vuelo (sin el trapo), me abrasé la yema de los dedos pero conseguí que el recipiente aterrizase en la encimera boca arriba.
Comprobé que aún le faltaban unos minutos de horno y mientras decía "¡¡¡MECACHIS, CÓMO ME DUELE LA PUPITA, JOPELINES!!!" puse 15 minutos más y me fui a llorar a un rincón.

Como de costumbre, la pinta del "dulce-amasijo" era infame, pero esta vez estaba preparado y el "tuneo" de cirugía estética que le apliqué, mejoró bastante su aspecto "Cuasimódico" (de Cuasimodo), convirtinéndolo en un "petit four" la mar de pijín.
Esa noche, vino mi hija a cenar y me dijo:"Papá, ¡está muy rico!" y mi hija no es de las que miente así como así ( solo si el guión lo requiere).

Pedro.M.B.

11 comentarios:

La Cocina mia dijo...

Ay que sigues con las castañas y es algo que me encanta. Que delicia de receta.

Un abrazo

Su dijo...

Oye con los tapetitos de tu santa el estilismo te queda ideal, y la pinta es fantástica. Estas de un pijerio subido...

POr cierto, la estudiante de la 3 fila del autobus dirección Guadalajara que sale de avenida de América...si ..si la que va hablando por el movil todo el camino, te manda recuerdos.
Muac

Pedro dijo...

La cocina mía.-
¡Pues ya se han "acabao"!
(y puedo prometer y prometo, que tardaré bastante tiempo en preparar más castañas...)

Su.-
Voy a tener que comprar tapetitos en algún chino, porque estos me quitan protagonismo...¡Oiggg!
A la estudiante, le dices que soy un casi sesentón y que estoy felizmente casado, no quiero crear falsas esperanzas...je,je,je.

¡Muac, muac,muac! (tocáis a uno y medio cada una)

recetasdemama.es dijo...

Pero qué gnas me han dado de comner castañas como sea, incluso crudas

Ana

Esperanza dijo...

Me gustan las recetas. Menos mal que las disfruto sólo con la vista y eso no rompe mi dieta; pero con lo que realmente disfruto es con tu forna de explicar la elaboración.
¡Ah... los mantelitos me gustan tanto como los platos!

Shikilla dijo...

Ayer comí por primera vez en este año las típicas castañas asadas del castañero que hay enfrente de mi casa, me gustan mucho. El marrón glacé también me gusta y esta Alquimia que has preparado tiene unos ingredientes que son como para que te quede ¡divina!, así que seguro que también me gustará, si me decido a hacerla.

Además, al precio que venden los castañeros el cucurucho (1 euro unas 8 castañas tirando a pequeñas aqui en Badajoz) es un lujazo poder tener en tu mesa ese delicioso manjar, casi, casi como el caviar.

Un abrazo

Pedro dijo...

Ana-Recetas de mamá.-
¡Pero Chaaaaacha, quítales la piel anteeeees...!

Esperanza.-
¡Cualquier día de estos, me voy a poner a hacer mantelitos... !
¡Lo que más me joroba, es que luego Adi, me mira por encima de hombro...!

Shikilla.-
¡Es que, para grata sorpresa mía, me ha quedado "Divino de la muerte, oyeesss!
En el LIDL la bolsa de 1kg vale 2€ con "algo" y trae más de 100 castañas.

Terly dijo...

Bueno, Pedro, esto tiene mejor pinta que lo de ayer. Me voy a armar de valor, voy a pelar tres o cuatro casyañas y que sea lo que Dios quiera.
Un abrazo.

nieves dijo...

oyes pedro, y después del quemazón en las yemas de los dedos... ¿puedes escribir con el teclado, o te las pasa sula? jajaja.
Y modestamente, que no me las quiero yo dar de listilla ni mucho menos, pero creo que mejoooorrrr que pierda un poco de calcio la receta, y los huevos sin cáscara jajajaja.
Bueno, venga, no te voy a decir nada del mantelito (que por cierto está monísimo. ¿verdad que combina perfectamente las telas ady, y los hilos, y las puntadas, y por el revés, quedan bien rematados? jajajaja.
Bueno, ahora en serio, que el postre ya me gustaría tenerlo ahora mismito cerquita de mí, y como yo no suelo juzgar por el físico, estoy segura de que como dice tu hija, está genial.

Un abrazo.

Merche Pallarés dijo...

Chico para hacer las recetas que nos describes, hay que ¡estar jubilado! Creo que cuando me jubile las leeré todas con muuuucha calma... Por cierto ¿no se introducen las castañas en el mejunje (perdón) ese tambien? No lo has aclarado muy bien. Besotes, M.

Pedro dijo...

Terly.-
¡Ten cuidadín, no te esfuerces, no te vaya a dar algo...!

Nieves.-
¡Tú verás, pero el calcio es muy bueno para el organismo...!

Merche Pallarés.-
Ya habían estado en el mejunje, son de las que me sobraron.