lunes, 24 de noviembre de 2008

SINDA SE QUEDA PREÑADA.


Postrimerías del mismo siglo XV de siempre, sala principal del castillo de Sinda y de Ginés (tanto monta, monta tanto)
Hacía ya más de dos meses, que habían vuelto de su viaje de novios a la isla de Mallorca, donde se habían alojado en el castillo del Conde-Duque Don Pedro (primo de Ginés) en la localidad de Cala Ratjada.
Don Ginés, en bata de malla y pantuflas con espuelas, leía la prensa deportiva, con los resultados de las últimas justas y la composición de los torneos de aquella temporada, esperando impaciente los enfrentamientos de la 1ª jornada:

Real Magerit-Califato de Cordoba.
Atletico Castellano-Condado de Barcelona F.C.
Reino de Aragón C.F.-Reino de Valencia C.F.
Hispalis C.F.-Caesaraugusta-Balompié.
Emérita Augusta-Reino de Granada.
Brigantium de Hercules-Athlétic de Vizcaya.

Sinda, con una sonrisa radiante y enigmática, se dirige a su esposo:



.- ¡Ginés, tengo una noticia...!

.-¡Dime, Sinda, ¿qué pasó...?

.- ¡Voy por la segunda falta
y eso nunca me ocurrió...!

.-¿Qué te falta vida mía,
qué te puedo yo ofrecer...?

.- ¡Veo no me has entendido
pues son cosas de mujer...!

.-¿Joyas, vestidos, zapatos,
o ...quizá una thermomix...?

.-¡Que no, Ginés, que no es eso
lo que me ha faltado a mí!

.-¡Pues entonces no lo entiendo,
qué te puede a ti faltar...!

¡Ginés, me he quedao preñada!
¿lo entiendes ahora ya...?

Ginés, mudó "la color"
y esbozando una sonrisa,
se secó dos lagrimones,
mientras le entraba la risa...

.-¡Padre yo! ¿qué estás diciendo?
¡Sinda, dime la verdad!
¡me estás tomando el cabello
y me quieres embromar...!

.-¡Que no, Ginés, te lo juro,
que es de verdad de la buena,
hasta me ha entrado un antojo,
de angulas con hierbabuena!

.-¡Ginés, me apetecen gambas!
¡Ginés, quiero golosinas!
¡Ginés, cómprame altramuces!
¡Ginés, asa unas sardinas...!

-------------------------------

Un domingo de mañana,
a Sinda le apeteció,
que se acercaran al Rastro
y Ginés ¡claro! accedió.

Y ensillando los caballos,
con un carrito de arrastre,
se marcharon al mercado,
con la tripa por delante.

Al llegar ante la entrada,
se tuvieron que parar
para aparcar los caballos
y el carrito en un lugar,
que habían habilitado,
¡claro, después de pagar!

Un maravedí, la hora,
dos ducados la jornada,
con fracciones de minuto
(no se olvidaban de nada)

Los puestos, eran diversos,
en los rastros hay de todo,
ropa nueva, ropa vieja,
armaduras, chirimbolos...

.-¡Mira Ginés, miriñaques,
sayas, lazos , escarpines,
tocas, velos, capas, guantes,
corpiños de colorines...!

Y Ginés la contemplaba,
con ojitos de querer...
¡de querer marcharse a casa,
que era hora de comer...!

Pero con tanto ajetreo
y con tantas emociones,
Sinda, comenzó a notar
que tenía contracciones.

.-¡Ay, Ginés marido mio,
que me parece que ya
la criatura está en camino,
porque lo empiezo a notar...

Una carroza-ambulancia,
se presentó en el lugar,
en menos tiempo, que el tiempo
que se tarda esto en narrar.

Y con luces de faroles
y ululares de sirena,
llegaron al Hospital
de la Santa Hermandad Buena.

Así fue como ocurrió,
que una mañana de Otoño,
Sinda y Ginés fueron padres,
de un regordete retoño.

continuará....(quizá)

Pedro.M.B.

25 comentarios:

Ana dijo...

Que bien sienta por la mañana, levantarse y leer una narracción, tan jocosa...es despertar echandole una sonrisa a la vida, para mí es la mejor terapia. Es mi antidoto, contra la avalancha de noticias negativas que surgen durante el día. Te felicito por ser la chispa, que enciende mi buen humor. Saludos.

La Cocina mia dijo...

Chico, por un momento pensé que ibas a ser papá, luego leyendo me hiciste soltar carcajadas con tus versos.
Eres único.

Un abrazo

Pedro dijo...

Ana.-
¡Gracias Ana! Es muy gratificante provocar la sonrisa.

La Cocina mía.-
Ja,ja,ja,ja ¡En todo caso, sería abuelo...!

Un besote para ambas dos.

Su dijo...

Plas, plas, plas
oe , oe , oe
Lo que estaba yo esperando el parto de Sinda...
y de que quizas continuará DE ESO NADA
o te las tendras que ver conmigo. Espero que las musas te visiten, porque ultimamente ando muy fina rebanando culos.

Muac muac

Natalia Pastor dijo...

ja,ja,ja,muy divertido y sorprendente final,Pedro.
Saludos.

Pedro dijo...

Su.-
Siempre que me preguntas,
que cómo, cuándo y dónde,
el "menda" te responde
¡quizá! ¡quizá! ¡quizá!

Las Musas son esquivas,
estoy desesperado,
¿La historia habré acabado...?
¡quizá! ¡quizá! ¡quizá!

Así que no amenaces
a un pobre jubilado,
que un culo rebanado,
es una atrocidad.
¡Jajá! ¡Jajá! ¡Jajá!

Natalia Pastor.-
¿Será el final...?
¡quizá! ¡quizá! ¡quizá!

Un besazo para las dos.

Monsieur de Sans-Foy dijo...

Si la Thermomix le ofresce,
mucho la quiere el mançebo,
(que, lo que es yo, non me atrevo...
por lo cara que paresce)

la sopa gansa dijo...

Desde luego, eres lo más, poeta y cocinero!

está genial, Pedro, continualo!!!!

Pedro dijo...

Monsieur de Sans-Foy.-
Mucho debe de quererla,
porque ha pedido prestado
y se ha quedado endeudado,
para poder ofrecerla...

La sopa gansa.-
Me gusta en verso expresar,
también la carne guisada,
que en esta vida hay que estar,
al verso y a las tajadas.

Un abrazo.

nieves dijo...

Pedro pero Ginés ¿se alegró con la noticia? ¿era de él? ¿la criatura tiene parecido con alguien? Espero que no nos dejes así, pues el relato promete.
¡Me he reído un montón! Es increíble tu ingenio y lo bien ambientado que está. ¡Qué pena que sinda no ha conocido la termomix! jajaja.

Un abrazo.

cibercuoca dijo...

Hola Pedro, te cuento algo , primero me llevé un susto cuando leí Sinda preñada me dije: "más perros...? " me había olvidado los nombres de esta historia, tanto visitar blogs .
Besotes a toda la familia

Marian dijo...

Muy bonitos versos, estas recetas que nos ofreces y en cuya elaboración nunca falta el ingrediente del humor, asi sale todo tan rico.
Gracias por esa nota de humor.
Un saludo.

Azul Purpura dijo...

Pues, contrariamente a la petición de nuestra amiga Su, a mi me gustaría seguir el relato de tan electrodomesticada pareja, que nos aporte alguna buena receta añeja.
Interesantisima historia dónde las haya...!
Pedro...continúa!!

un osculo
Nuria

mai dijo...

-Pedro me retasé en las visitas y he necesitado media mañana para leerte todo .
Estás hecho un auténtico trovador lo sabias ?? , como me ha divertido, pero el relato de los niños y sus coches me ha parecido entrañable , ese es para no olvidarlo en la vida!.
Un abrazo

Pedro dijo...

Nieves.-
En mi imaginación, Sinda puede tener todo lo que quiera del pasado del presente y del futuro, pero no quiero malcriar a mis personajes, porque luego no paran de pedir.
En la paternidad no quiero meterme, pero creo que sí.

Cibercuoca.-
Ja,ja,ja, mis perritas se cuidan muy mucho de quedarse preñadas, una (Sula) ya está operada y a Nina, precisamente la operan hoy.

Marian.-
El Humor (con mayúsculas) es la sal de la vida, sin él estaríamos muy tristes y aburridos.

Azul Púrpura.-
Ja,ja,ja, nuestra amiga Su, precisamente, lo que quiere es que yo no diga "quizá", sino que siga escribiendo sobre el tema, es una "sindaadicta", pero Las Musas tienen que venir dispuestas.
Estoy en ello...¡quizá! ¡quizá! ¡quizá!

Mai.-
¡Pues a ver si vienes más a menudo!
Pronto pondré otra entrada, que también te gustará...

Un besazo a todas.

Pecas dijo...

Felicidades a los recien estrenado papás. Esto tienes que terminarlo, no se puede quedar así. Entre pañales, lloros, mocos.....cólicos y demas van a estar muy entretenidos con la criatura y nosotros deseosos de que tu nos lo relates. ¡Que las musas te acompañen! y pronto podamos disfrutar de otro relato del serial.

Besos.

nieves dijo...

gracias pedro por aclararme un poquito lo de la paternidad. Estaba en un sin vivir con este culebrón, y dejé un momentito la preparación de mi comida en la thermomix, para ver cómo se seguían desarrollando los hechos jajaja.

Un abrazo.

Pedro dijo...

Pecas.-
¡Vale, Pecas! pues no te pierdas la entrada de mañana, porque aunque es una repetición, os voy a adelantar el nombre que le han puesto al recién nacido y la entrada está relacionada con "algo" de lo que comentas...
¡Muac!

Merche Pallarés dijo...

Que rapidez de preñez. Al principio Sinda había tenido una pérdida y al final ya ¡había parido! Hijo, ¡qué rápido vas! He leido tus posts anteriores y, como siempre, me han encantado hasta la receta de los Bratwursts con berenjenas... Besotes, M.

mariajesusparadela dijo...

Le recuerdo a vuesa merced que escribe solo para señoras y de buen grado le digo que sí que nos reímos...
"los hombres no ríen"
¿a que si alguien dijera eso pensaríamos que está loco? Igual de loco que el que afirma que no lloran...

Mª Ángeles dijo...

Muy bueno. Cuando tengo ganas de pasr un buen rato, me paso por tu blog que lo tengo garantizado, por cierto, no me esperaba el parto tan pronto, si sólo tenía dos faltas... No me salen las cuentas, o contaste mal, o el mercadillo ese estaba muy lejos.
Saludos y gracias por obsequiarnos con estas cosas.

Pedro dijo...

Merche Pallarés.-
¡Pero qué "agonías" son vuesas mercedes...!
¿No habéis visto "ustedes-vosotras" que he puesto una linea divisoria de tiempo, después del anuncio de la falta...?
¡Pues eso, han pasado ocho meses y pico y toca parir...!

Mariajesusparadela.-
Vuesa merced no monopolice mis escritos al campo femenino, que también escribo con agrado para el mal llamado sexo fuerte...

Mª Ängeles.-
Ya le explico a Lady Merche unos renglones más arriba, el motivo de lo que parece un parto-expres, me hace feliz e ilumina mi espíritu el saber que te hago sonreir...
(¡la leche, qué frase más pija me ha salido...!)

¡Hala, ósculos a tutti-plen para las tres!

Erruki dijo...

-Enhorabuena Sinda.
Parece que se nos encarrila nuestra heroína.
¡Queremos más Pedro!
Ésta te ha salido bordada.
Otra cosa...¿no estarás pensando en hacerte con una Thermomix?
Abrazos repartidos.
Jesús.

Pedro dijo...

Jesús-Erruki.-
La parturienta, te agradece la enhorabuena y te participa que la continuación llevará su tiempo.
¿Thermomis...? ¡No, gracias!, ¿cómo iba yo a hacer mis desastres cocineriles entonces...?
Un abrazo.

Shikilla dijo...

Me encanta, cuanto más la leo, más me gusta. A ver si continua con el retoño hecho un mozalbete y Sinda de madre de adolescente...¡como yo! que se ponen imposibles.


Besos