domingo, 5 de octubre de 2008

UNAS BERENJENAS LOCAS, LOCAS,LOCAS,LOCAS...

En un comentario que me hizo Aguijón, me contaba que la noche anterior habían cenado Berenjenas a la Parmeggiana y yo, que además de envidioso, soy un amante de las berenjenas, me propuse hacer algo similar, pero con sello propio y al mismo tiempo con elementos de aprovechamiento.
Así que pensado y hecho, he mirado lo que había en el frigorífico, en el cuartito de la despensa, en el armario de productos no perecederos, debajo de la cama y en el cuarto de las escobas y me he dado cuenta que me faltaban...¡las berenjenas!
Raudo y veloz, he corrido al LIDL y he encontrado unas hermosas berenjenas a 0,89€/kg y le he tomado juramento a cinco de ellas, también he encontrado un tarrito de anchoas de 60grs escurridas, que me ha costado 1,89€ y me he vuelto feliz para casa (después de comprar más cosas, ¡claro!)

elementos diversos, recolectados para su aprovechamiento:

5 berenjenas muy baratas.
1 cebolla que estaba escondida detrás del cesto de las patatas.
3 pimientos con síntomas de andropáusia.
1 bote de tomate de 800grs que no le pasaba nada.
3 dientes de ajo que no los quería ni El Ratoncito Pérez.
Albahaca seca.
Orégano, también seco.
Pan rallado.
3 huevos
Aceite.
Un paquete de queso Mozzarella.(200grs)
1/2 paquete de queso azul (100grs)
Un bote de aceitunas abierto que ponía: CUERPO DE INTENDENCIA DEL EJERCITO ESPAÑOL EN FILIPINAS. (La fecha de caducidad no se veía bien, pero acababa en 8, así que no me ha importado, deben de ser de este año... ¡además, las he probado y sabían bien!)
Un vaso de vino blanco.
60grs de anchoas.

elaboración.-

Se cortan las berenjenas en lonchas o en rodajas medianas y se salan, dejándolas sudar para que suelten el amargor.(después se enjuagan debajo del grifo)

Se baten los huevos y se calienta aceite en una sartén ancha. Se alinean el plato de los huevos batidos, otro plato con pan rallado, la sartén con el aceite hirviendo y una bandeja con papel de cocina para absorber el aceite sobrante y se procede a enhuevar, empanar, freír y colocar las berenjenas en la bandeja.



















Por otro lado, picamos cebolla, ajos y pimiento, escurrimos el jugo del bote de tomate , y sofreímos primero la cebolla y el ajo, después añadimos el pimiento, a continuación el tomate, el vaso de vino, picamos las anchoas y las añadimos y por último lo aderezamos con la albahaca y el orégano. Sal no le puse, porque con las anchoas va "sobrao".
Lo dejamos que se haga a fuego lento y que vaya reduciendo líquido, removiéndolo de vez en cuando. Cuando esté hecho (45 minutejos más o menos), lo pasamos por le triturador.

En una bandeja de horno, colocamos una capa de berenjenas, una capita de fritura, queso mozzarella, otra capa de berenjenas, fritura, mozzarella... hasta acabar con las berenjenas poniendo en la última capa, fritura , mozzarella, queso azul y aceitunas deshuesadas, partidas por la mitad.
Lo metemos en el horno precalentado a 200ºC hasta que se funda el queso y....¡Se acabó!

Pd/ En el Hospital Psiquiátrico, están muy enfadados conmigo. En un descuido del personal, he entrado en el cuarto de material médico y les he cocinado unos fonendoscópios al pil-pil que estaban de rechupete...¡no lo han sabido apreciar...! ¡me han castigado sin salir al patio...!
¡Y SE HAN COMIDO MIS BERENJENAS...!

Pedro.M.B.

16 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

A pesar de que no me gustan las berenjenas, ese plato sí apetece...
Un año las sembré en mi huerto, eran preciosas y una gloria verlas...acabé regalándolas todas.
(Aún no te conocía)

recetasdemama.es dijo...

Estas berenjenas suenan a plato muy apetitoso

Ana

Erruki dijo...

Osea que ayer te pusiste "mocoloco" de comer tu plato favorito, bueno yo tambien me hibiera puesto las botas con estas locas berenjenas.

Que ricas.

Pedro dijo...

MªJesús.-
¡Pero cómo no te pueden gustar, si son un manjar...! Es como la tónica y los caracoles, hay que intentar quererlos...

Ana.-
¡Me han salido de fábula, están deliciosas...!
(no tengo abuela...)

Erruki.-
A mi hijo, no le gustan, Adi no le van mucho, así que quitando un poco que comió ella, lo que se llevó una amiga, lo que se llevó otra y lo que se llevó la banda de trompetas y tambores de Melburne que pasaba por aquí...¡casi no me dejan!

¡Muac para todas!

Esperanza dijo...

Seguramente probaré esta receta con alguna variante (alguna caloría menos).
Lo que sí me he llevado hoy, como cada vez que leo tu blog, es una buena ración de optimismo y alegría.
Lo que explicas está bien; pero el cómo lo explicas está mejor.

nieves dijo...

Qué pena: en el patio estaba yo frotándome las manos, pues el olor a fonendoscopio al ajillo me hacía augurar un buen día. Lástima que hayan preferido las berenjenas locas, locas, locas. ¡Claro, tratándose de un siquiátrico, qué se podía esperar. No tienen ni idea de lo que es bueno! jajajajaja.
¡Anda Pedro que.... ¿dónde vas a por ello?
Bueno, las berenjenas aunque locas, tienen un aspecto delicioso.

Un abrazo.

Rosa dijo...

Esas berenjenas, locas, locas, locas, tienen que estar de rechupete. Si supieras que del huerto me las llevo yo todas porque en casa nadie las quiere... no saben lo que se pierden.
Un beso

Terly dijo...

¡Vaya!, otra vez he caido y he pasado por aquí antes de cenar ¡¡¡Seré tonto!!!
Yo estoy acostumbrado a comer la Parmeggiana, plato que me gusta con locura, pero estoy seguro que a este que tú planteas, tampoco le haría ningún asco. Lo de los fonendoscópios al pil-pil ya me hacen menos gracia porque por más que los menees al fuego suelen quedar duros y no liga la salsa.
Un abrazo.

Pedro dijo...

Esperanza.-
¡Pero qué le vas a quitar criatura...!
¿un diente de ajo,una hojita de albahaca y media aceituna...?
Cómelas sin pan y después de comer date un paseo de 2 horas...te quitarás el remordimiento.

Nieves.-
¡Pues tengo una receta de palitos depresores de lengua a la vizcaina, queeee ....!

Rosa.-
¡Para mí, para mí...!
Mejor que la ambrosía esa...¡placer de dioses!

Terly.-
Pues además de los palitos que le he contado a Nieves, hay otra de bastoncitos de los oidos en salsa verde, esta te gustará más, porque los algodoncitos se esponjan muy bien con la salsa...

Repartiros un abrazo.

Irene dijo...

Dios mio, con lo berenjenera que soy estas tengo que probarlas, a ver si me vuelvo más loca de lo que estoy!!pero las hare al horno que estoy a dieta todavia!!

Un besin

cibercuoca dijo...

Hola Pedro, cuántas cosas le has puesto, qué creatividad, Ady es muy afortunada, de tener un marido que cocina tan bien, TUS POST SON DE LO MEJOR DE LA BLOGOSFERA, graciosos, ilustrados, felicitaciones.

Pedro dijo...

Irene.-
Te digo lo mismo que a Esperanza, peca, peca mucho y después cumple una penitencia de 2 horas andando a paso ligero...¡Y tus pecados, te serán perdonados...!

Cibercuoca.-
¡Coloradito me pones Cibercuoca!
Gracias por tu elogioso comentario, lo único que hago es tratar de transmitir alegría...

¡Muac para las dos!

barbara dijo...

que maravilla de plato,, y eso lo has cocinado tu solito? no me pensaba que fueras tan buen cocinero. Esa receta me la apunto para probarla, me encantan las berenjenas,, un saludo.

Clara y Pepe (los Chuquis) dijo...

¡¡Sabíamos que te conocíamos de alguna otra parte!!... eras nuestro compañero de pabellón en el Siquiátrico, ¿lo recuerdas?... pensábamos que lo tuyo demandaría muchos años de tratamiento y reclusión... ¡sin embargo nos alegramos sobremanera de haberte encontrado nuevamente!...¡¡Amigo Pedro, queremos probar las berenjenas!!

Pedro dijo...

¡Claro Clara! yo era el del embudo en la cabeza, al que le ponían la camisa de fuerza en el comedor, para que no se comiera la comida de los otros...
¡Qué alegría volver a veros...!
Mis berenjenas, están buenísimas y si queréis probarlas, tendréis que venir a Mallorca, o...hacer la receta siguiendo mis instrucciones.
Un abrazo.

El funcionario dijo...

Impresionante receta e impresionante descojoncio. Menos mal que la lata era de la guerra de Filipina porque si llega a ser de la Guerra Civil habría sido requisada por el juez Garzón.-