jueves, 3 de noviembre de 2011

JUGUETES BÉLICOS.

 Desde que sentimos la responsabilidad de ser padres, Adi y yo fuimos enemigos de los juguetes bélicos, nos propusimos educar a nuestros hijos para que no fuesen agresivos, eso sí , sin dejar de defenderse. Los juguetes que tuvieron, fueron siempre educativos y los clásicos muñecos, pelotas, construcciones, mecanos, coches, etc, etc.

Un día, cuando Héctor tenía 6 ó 7 años, estaba jugando con sus amiguitos en la calle (vivíamos en un pueblo tranquilo y sin apenas coches), el juego consistía en una batalla de la "Guerra de las Galaxias", y todos los niños llevaban pistolas desintegradoras con luces y sonidos a tuti-plén... Héctor no. Mi pobre hijo llevaba un palito en la mano y emitía sonidos explosivos con la boca, mientras miraba de reojo la artillería de sus amigos...

Me sentí mal, en un momento me dí cuenta que la agresividad, no la dan las pistolas de juguete, sino el ejemplo que se reciba en casa y llamé a mi hijo, lo subí en el coche y nos fuimos a unos almacenes de juguetes que había en una población cercana, donde le pertreché de todo el armamento necesario para combatir alienigenas... Esa tarde, no dejó un marciano sano... y al día siguiente continuó siendo el niño pacífico de siempre.

EL ZAGAL DEL ALMA ENFERMA.


Hoy os voy a poner unas rimas que escribí hace tiempo, son unas rimas que cuando las enseño dan lugar a diferentes enfoques, unos las toman en serio y otros de forma jocosa. ¿cómo las escribí yo...? Adivinadlo.

EL ZAGAL DEL ALMA ENFERMA.

A la sombra de una higuera
de unas tierras de labranza,
un labriego con su hijo
de esta forma dialogaba:

Despabílate, chaval,
que la siesta ha sido larga,
hay que regar las lechugas
y recoger las patatas...!

El muchacho compungído
y con la cara alargada,
suspirando un par de veces,
a su padre contestaba:

-¡Padre, quiero irme de aquí,
que no me gusta la azada,
mi deseo es ser artista
y prefiero la guitarra...!

-¡Pájaros en la cabeza,
eso es lo que a ti te pasa,
pon los dos pies en el suelo,
no sueñes más y trabaja!
Ser artista es flor de un día
y no te asegura nada,
aquí tienes un futuro,
un negocio y una casa.
Estas tierras hijo mío
por mí fueron heredadas
y el día que yo te falte,
tú tendrás que administrarlas.

-¡Padre, quiero marchar lejos,
que tengo el alma alocada,
quiero irme a la ciudad
y ser artista de fama...!

-¡Hijo, piénsatelo bien,
que eso es cosa muy arriesgada,
que tenemos muchas tierras
y tu ayuda me hace falta...!

-¡Lo tengo ya decidido,
ya no soporto la azada,
padre, tengo que marcharme
porque tengo enferma el alma...!

Y abandonando el apero,
del morral sacó una barra
y se hizo un bocadillo
de panceta con fritanga.
Se caló su boina negra,
se ajustó un poco la faja
y sin más preparativos,
inició presto la marcha.
Su padre le llamó a voces,
pidiéndole que tornara,
le dijo: ¡No seas borrico...!
pero el zagal no escuchaba...

Y viendo que no atendía
ni a razones ni a palabras,
el labriego, usó su honda
y le atizó una pedrada.

El zagal del alma enferma,
segundos después tornaba,
con una herida en el cuerpo
y con el alma curada.

Pedro.M.B.

12 comentarios:

Maria Pilar-COCINICA dijo...

Siempre me sorprendes. Me parece muy bien tu actitud y posterior reacción con tu hijo Hector.

Sobre las rimas, pues no se que decir, supongo que de una pedrada le quito todas las ínfulas que tenía el muchacho.

Un beso

Isabel dijo...

que dificil es ser padre, són pequeñas esponjas que absorben todo lo que ven en casa...
El poema agridulce, de los que te dejan una mueca más que una sonrisa en la boca.

besotes

Tita dijo...

Pues que serio te has puesto...aunque tengas toda la razon, y las rimas tengan su cosa tambien.

Yo que venia a pedirte que quites la foto de los huevos morados, que me pongo mala de verlos!!!!

Venga, ya te lo pido otro dia

¡Besos!

Pedro dijo...

Maria Pilar, Isabel, Tita.-
No os toméis la "pedrada" al pie de la letra. Tomároslo como una alegoría, como algo simbólico.
Es la desesperación de un padre que ve que su hijo va a echar a perder su vida.

Tita.- No te pongas en plan "tiquismiquis" o te dejo sin postre.

Un sonoro ¡MUAC! para las tres.

Javier dijo...

Una cosa es que el hijo pierda la cabeza y otra muy distinta la facultad de volver después de ver por sí mismo la voracidad de la urbe. Creo que el padre se pasó y debería esperar el regreso del hijo pródigo para celebrar su vuelta entre barricas.
Con el pasaje de tu hijo Hector me sacaste unas lágrimas. Creo, Pedro, que eres un puñetero sentimental.

Un abrazo y... enhorabuena por ser como eres.

Pedro dijo...

Javier.-
Nunca lo sabremos, es lo que tienen las historias inventadas, pero lo que está claro es que el labriego quería lo mejor para su hijo.
Además, ¡si solo fue una pedradilla de nada...!
Un abrazo.

BlueLady dijo...

Yo soy partidaria del diálogo en los conflictos, sobre cualquier otra cosa. La prueba la tienes en que si discuto con alguien no saco un arma para hacer valer mi opinión, entre otras cosas porque aquí nos lo prohíben. Pero... fíjate en los países donde si se permite tener armas como la gente las usa para defenderse o a saber para qué, que eso no está nunca muy claro. Si vamos a ir en contra de esa cultura, preparémonos a que nos llamen, por lo menos, terroristas sociales, porque es una industria que da de comer a un montón de gente y qué hace ricos a otros tantos. Lo mismo pasa con los juguetes bélicos, mira los escaparates y verás la cantidad que hay de los mismos. Más de una sección de fábrica se cerraría si dejaran de hacerlos...
Supongo qué cuando tienes la responsabilidad de educar a alguien, le enseñas aquello en lo que tú mismo crees y a diferenciar entre el bien y el mal, porque hay que convivir con todo ello.
Los niños son listos y saben que las pistolas son juguetes que no hacen daño más que si te las lanzan y te dan en la cabeza, o sea... El equivalente a cualquier palo o piedra de la calle. ¿Vamos a quitar las piedras de las calles?. Pues eso...
No se si a alguna persona le iría bien un buen palo en la cabeza, lo que sí se es que algunas personas nacen, viven y se comportan de manera muy defectuosa jajaja, quizá eso las arreglaría.
Qué tengas un buen findee!!

Carmen dijo...

Igual nos pasó con mi hijo y al final también le compramos la pistola, porque lo más importante en la educación es el ejemplo de los adultos.

En cuanto a las rimas, yo creo que cada cual tiene que tener sus propias experiencias y aprender de sus errores. El padre le cortó las alas antes de que iniciara el vuelo.

Un beso, salao

Pamen dijo...

Me parece bien lo que hiciste con tu hijo Pedro...es mejor tener que no desear, si al final el se decidirá por lo que es bueno y lo que no.
respecto al poema me ha gustado mucho y quizás es que el padre no le veía muy diestro con la guitarra, aun así debió dejarle que se diera el solo la pedrada
besos y feliz finde...

Pilar dijo...

Ainsss Pedro!! Nos has dado en qué pensar!!.
Yo nunca les compré pistolas y tampoco las pidieron nunca. De hecho, con mi hijo mayor lo he hablado muchas veces y se siente orgulloso de mi aptitud. No se si hice bien o mal, pero era lo que en ese momento creía que era lo mejor para ellos...
Es igual que lo que le pasa al padre del poema, quiere lo mejor para su hijo... aunque creo que fue un poco bruto.
De todas formas, ellos son los que tienen que aprender, caer y levantarse... y nosotros ser menos proteccionistas.
Es difícil ser padre!!!

Pedro dijo...

BlueLady, Carmen, Pamen, Pilar.-
¡Qué sí, qué sí, que estoy de acuerdo que el diálogo es siempre el mejor camino...!
Pero hay unos límites y esos límites son muy difíciles de evaluar, depende de cada caso y por el hecho de que el hijo tenga capacidad de decidir, no le vamos a dejar que se estrelle.
Pero como digo cada caso es diferente y hay que actuar segun la ocasión.
No obstante, creo que todos estamos de acuerdo en lo fundamental.
Vuelvo a insistir en que la "pedrada" es alegórica.

Un abrazo de oso y buen fin de semana.

Old Nick dijo...

Mi Querido Amigo Pedro
Ese Romance que Narras,
Es en Tóo Mu Grande Acierto
pa Hijos Tontos y Caparras.
Que Ande Esté una Garrota
y Una Honda de Pastor,
Al Zagal Más Soñador
Le Quita de Ser Idiota.
El Paere tuvo Pazencia
y le Dejo Suerto el Hilo,
Poique se Desembuchara
der Tóo pa Quear Tranqilo.
Lo Que er Paere non Sabía
(aunque se lo Barruntaba
al oir lo que Soltaba),
es que Arguna Moza Habría
Embiscándole al Chiquillo...
Y Así, en Cuanti se Marchó
la Quiteria la Vecina,
-Que era Zagala muy Fina-,
(Más que el Coral,Creo Yo),,
La "Locura" se Acabó
Tras Curar la "Pedrá Fina"
y El Mozo Cuerdo Gorbió...
Y Digo Cuerdo Compaere,
Poique a los Güevos Su Paere,
Un Buen Cordel le Amarró...

Saludos Desde la Güerta Murciana,
esa Que Quie Desecar
Un Tío de Alma Marrana
Que Aquí, No quiero Mentar,
Poique le Vi a Escalabrar
¡Me Están Entrando unas Ganas!

¡Viva el Tinto de Jumilla
Y Pásate por mi Casa,
Que Allí Podrás Ver que GuaSA
Nos Espera, en Plan "Bromilla"
Que Se Acerca el Fin Del Mundo
y No Hay Cupon en la Once
Pero Diz el Tío Facundo
¡Cuidiaico con el ONCE!
Abrazo
y
¡¡RIAU RIAU!!