viernes, 18 de noviembre de 2011

CUENTO DE LA CARNICIENTA.



                                              CUENTO DE LA CARNICIENTA

La Carnicienta era una pariente lejana de la Cenicienta, concretamente era prima 5ª por parte de padre.
Su aspecto, aunque sonrosado, era de lo más soseras que os podáis imaginar y ella lo sabía, por lo que se pasaba la mayor parte del tiempo encerrada herméticamente en una bandeja plástica de Mercadona, con fecha de caducidad y un cartel que ponía "OFERTA", mientras sus hermanastras La Chuleta y la Salchicha lucían sus galas sin carteles denigrantes que les restara belleza.
Un día,La Carnicienta lloraba su sosería a moco tendido, cuando un Hado Padrino barbudo y gafotas pasó por delante de la estantería donde se encontraba y le preguntó:

.-¡Passssa contigo tronca! (era un poco chuleta) ¿por qué moqueas de esa forma...?
.-¡Porque no puedo ir al baile, soy fea y no tengo vestido...!

El Hado Padrino, se compadeció de ella y tocándola repetidamente con su varita mágica, intentó convertirla en una comida de buen ver, pero la varita debía de estar averiada y no le hacían efecto sus toques...
Además un segurata del establecimiento, se acercó al Hado Padrino y le dijo:

.-¡Si continúa usted golpeando con el paraguas la bandeja de carne, me veré obligado a mostrarle la salida...!

Por lo que el Hado Padrino, prudentemente, cogió a La Carnicienta y la echó al carrito con otros elementos necesarios para hacer el encantamiento en su casa.

Los elementos encantables eran, a saber:

Vestido de La Carnicienta propiamente dicho.-
Una Carnicienta de 400 grs mezcla de cerdo y ternera.
8 hojas de repollo que estén enteras (grandecitas a ser posible)
1 frasco de salsa de chile picante (hot chili)
Un manojito de cebolletas (pensó en "un ramito de violetas" pero quedaba muy cursi) (usó 2)
Unos ajos. (usó 3 dientes)
Brandy (es mentira, no lo compró, ya tenía...je, je, je)(¡es que os lo creéis todo...!)

Carruaje de La Carnicienta.-

En un principio, pensó utilizar una calabaza como manda el cuento de La Cenicienta, pero como no era amigo de las limousinas, empleó un calabacín que daba para un vehículo más sencillo, eso sí, con otros accesorios propios de una locomoción moderna. Así que usó...

1 calabacín.
Queso rallado (se pueden emplear diferentes clases de queso, a gusto del "encantador" de turno)
Aceite de oliva.
1 pimiento verde.
1 cebolla.
2 zanahorias.
3 ramas de apio verde.
1 cubito de caldo de carne.
1/2 cucharadita de curry en polvo.
7 cucharadas de tomate triturado (1/2 bote pequeño)
1 copa de brandy.
Sal.
Pimienta.

Se pican 4 dientes de ajo y 2 cebolletas, se sofríen y cuando la cebolleta se ponga transparente se añade La Carnicienta junto dos cucharaditas de salsa de chile, la sal, la pimienta y un chorreoncito de brandy. Se deja que se haga hasta que La Carnicienta cambie de color y se saca de la sartén, reservándola mientras se escurre de todo el líquido que le quede (en un escurridor).

En un puchero grande, se pone a hervir agua con un poco de sal. Cuando esté hirviendo se sumergen las 8 hojas de repollo y se dejan 30 segundos para que pierdan rigidez. Se sacan e INMEDIATAMENTE se sumergen en agua con hielo para cortar la cocción. Se sacan, se escurren se secan con papel de cocina y se extienden para recibir a La Carnicienta en 8 porciones.

Lo de la belleza de La Carnicienta, no lo arreglaba ni el "Plan Pons Belleza en 7 Días", así que el Hado Padrino optó por una solución rápida... ¡La envolvió en las hojas de repollo para que no se le viese el careto y pasara desapercibida!


A continuación vino el duro trabajo de maquear el resto de los elementos para convertirlos en un carruaje que transportara a la "bella enmascarada" y el Hado Padrino hizo lo siguiente:

Picó muy picadito todo sin revolverlo y echó en aceite muy caliente (pero escaso) :
1º La cebolla y el pimiento (dejando que se hicieran).
2º La zanahoria y el apio (lo mesmo, o lo que es igual, de la "mesma" manera).
3º el calabacín.
Desmigó el cubito de caldo, echó un chorreoncito de brandy, media cucharadita de curry en polvo, sal, pimienta y por último el tomate triturado.
Lo dejó hacerse a fuego lento durante 1/2 hora vigilando que no se quemara (tuvo que echar 1/2 vaso de agua), lo probó de sal y lo sacó del fuego.


Pasó el sofrito por la trituradora y lo puso en un recipiente-bandeja de horno. Colocó a La Carnicienta Enmascarada sobre el purecillo y la cubrió de queso rallado, para a continuación meterla al horno hasta que el queso se fundió y se tostó un poquito.

La Carnicienta fue al baile de Palacio y no la conocieron ni su madrastra ni sus hermanastras que estaban allí haciendo pasillo al Príncipe y a una bella desconocida que iba tapada hasta el cogote, pero que olía (y sabía) de puturrú.
Y Colorín coloreta, se ha acabado la receta.



Pedro.M.B.

17 comentarios:

Maria Pilar-COCINICA dijo...

Increíble el cuento de Carnicerita, pero sospecho que al final se llevo al príncipe.

Buenas noches

Pedro dijo...

Maria Pilar-COCINICA.-
Te voy a contar un secreto, pero no lo divulgues por ahí:
Al final, me la comí y me supo a gloria.
¡MUAC!

TeRe dijo...

Al final la vestiste de gala y quedo como una reina!!:)
Una receta muy original..y con el punto de la salsa de chily..quedaria muy rica.
un beso y buen findee PEdro

Harapos dijo...

No digas muy alto lo del vestido de repollo que allá irá la Lady Gaga a robarte la idea y luego se lleva premios y dineros varios a tu costa.

(Me he partido de la risa con el momento paraguas)

¡Un saludo!

Isabel dijo...

como siempre consigues sorprenderme... me ha gustado esto de reciclar entradas !!

besotes y buen finde

Maria Pilar-COCINICA dijo...

guardaré el secreto.

Un beso

Javier dijo...

La verdad, Pedro, es que no sé que alabar más, si tu cocina o tu narrativa cuentista. Espero que avises cuando publiques tu "cocinario de cuentos", puedes contar conmigo como lector y comensal, vinos aparte.

Un abrazo y... como decía un amigo mío de por aquí: "Come y engorda, no seas torda".

Pedro dijo...

TeRe.-
Vamos a dejarnos de sensiblerías cuentiles. El Hado Padrino puede que la vistiese de gala, yo me la comí...
¡Soy ansina de tragón!

Harapos.-
¡Varita, varita mágica! ¡A ver si nos fijamos...!

Isabel.-
¡Y a mí! ¡Ya verás las que tengo preparadas!

Maria Pilar-COCINICA.-
¡Sí, que si no luego me creo mala prensa!

Javier.-
Pues como le digo a Isabel, voy a reciclar unos cuantos.

Feliz fin de semana y...
¡NO OS OLVIDÉIS DE VOTAR!

La Bruji dijo...

Don Pedro,, yo ya opté por llamrle de Don, porque me quedo sin palabras ante estas entradas.. jajaajajaj ESPECTACULAR el plato y la entrada.. bikiños gallegos!

Pedro dijo...

La Bruji.-
Mi estimada y nunca bien ponderada amiga Dñª Maria Luisa: Si vamos a empezar con tratamientos yo preferiría me llamase "Sr.Montoro" que suena más a ministro.
¡Ja,ja,ja,ja,ja...!
Bruji, llámame como te dé la gana, pero llámame.
Un besazo madrileño ¡MUAC!

Tita dijo...

¡¡Bravo, bravo!!!

Lo que me da pena es la pobre carnicienta, tanto maquearla para que se la comiera el Lobo Feroz!!!!

Y colorín coloreta ¡me ha encantado esta receta!

Pedro dijo...

Tita.-
¡¡¡UN RESPETO POR BABOR!!!
"Sr. Lobo"
¡MUAC!
Y colorín coloriñas un besete "pa" tus niñas.

Zángano dijo...

Hola Pedro, sigo tu blog desde hace poquico ¡y me encanta!, sigue así ¡MOSTRUO!

Pedro dijo...

Zángano.-
¿¿¿Monstruo...??? Lo que ocurre es que la foto no me ha sacado mi lado bueno, yo suelo lucir mejor.
Bienvenido y un abrazo de oso-buco.

Ana dijo...

Muy bueno ese cuento... y la receta.

BlueLady dijo...

Qué ilusión me hace ver tus fogones a toda marcha, la receta es riquísima y no la disfraces con verdura que se te ve de reojillo jajaja.
Te veo mucho mejor desde que comes carnicientas.
Un abrazoooo!!

Pedro dijo...

Ana.-
"Muy bueno ese cuento..."
¡¡¡No me digas que te has comido mi cuento!!!

BlueLady.-
Tenía que disfrazarla, si no las hermanastras y la madrasta no la hubiesen dejado ir al baile...

¡REMUAC!