miércoles, 26 de octubre de 2011

¡PAPÁ, CUÉNTANOS UN CUENTO DE MUCHO MIEDO...!



No tengáis miedo, solo es un cuento y los cuentos son ficción, así que podéis dormir tranquilos, abrazados (¡eso sí!) a vuestro osito de peluche.
¡Venga, no disimuléis, que ya sé que tenéis osito...!

Erase una vez...
En un pueblecito costero mallorquín llamado Cala Ratjada, vivía una niña alemana, natural de Hamburgo, a la que todos llamaban "Hambueguesita Roja" por un pegote de ketchup que llevaba en la cabeza.
Un día que Hamburguesita estaba jugando frente a su casa con sus primitas las Albondiguillas y sus primitos los Filetitos Rusos, su mamá le llamó y le dijo:
.-Hamburguesita, tienes que ir a casa de tu abuelita Frikadelle para llevarle esta cestita con:
Sal, pimienta,
un par de huevos,
perejilito picao
y un poco de pan rallao.
Pero recuerda, no vayas por el bosque, que hay muchos peligros, ve por el camino asfaltado.

Y Hamburguesita se puso en marcha con la cestita, pero como quería ahorrar tiempo para seguir jugando con sus primitos, se metió por el camino del bosque.
Nada más adentrarse en el pinar, le salió de entre las matas una loba terrorífica, a la que todos conocían como "La Sula Feroz" quien con la voz meliflua característica de los cuentos le dijo:

.-¿A dónde vas Hamburguesita...?

.-Voy a casa de mi abuelita,
a llevarle esta cestita,
con sal, pimienta,
un par de huevos,
perejilito picao
y un poco de pan rallao...

Y La Sula Feroz, hizo un rápido calculo mental del suculento menú que podía hacerse con la abuela Fricadelle y la Hamburguesita juntas si se les ponía los condimentos de la cestita, por lo que le dijo a la Hamburguesita:

.- No te entretengas bonita,
ve a casa de tu abuelita
y llévale la cestita,
que coma la pobrecita...


Y nada más perder de vista a la Hamburguesita por el recodo del camino, salió pitando por un atajo que conocía, llegó en un suspiro a casa de la abuelita y sin dejarle decir "esta prótesis es mía" se la zampó de un bocado.
Después, se puso el gorro de dormir de la abuelita y se metió en la cama, tapándose con la colcha de patchwork que había confeccionado la "contraria" del narrador (no tenía manta porque la temperatura mallorquina es muy benigna) y se puso a esperar a la Hamburguesita.

.- Toc, toc, toc...
.- ¿Quién llama a la puerta...?
.- ¡Hola soy Hamburguesita,
que te traigo una cestita,
con sal, pimienta,
un par de huevos,
perejilito picao
y un poco de pan rallao...!

.- ¡Pasa hijita y acércate a tu abuelita...!
.- ¡Abuelita, qué ojos más grandes tienes...!
.- ¡Sí hijita, son para verte mejor...!
.- ¡Abu, que orejas más grandes tienes...!
.- ¡Si nietecita, es cosa de la edad, que te crecen las orejas, pero son para oírte mejor...!
.- ¡ Jopelines abu, que dientes más grandes tienes..! ¿Te has cambiado la dentadura...?
.- ¡No, piazo mema, que me tienes hasta el moño con tanta gilimemez, son mis dientes y son...! ¡PARA COMERTE MEJOR...!
Y se la zampó de un solo bocado con cestita y todo...

Y ahora, estaréis esperando que llegue el cazador y se cargue de dos tiros a la pobre Sula Feroz, ¿no....? ¡PUES NO, es mi cuento, es mi Sula y a mi Sula no la toca naide! ¿QUEDA CLARO...?

Después de comerse a la Hamburguesita y a su abuela Fricadelle, Sula fue a buscar a su amiga Nina y las dos juntas fueron a casa de la Hamburguesita y se comieron a los primos Filetitos Rusos, a las primas Albondiguillas y a la mamá de Hamburguesita y si me descuido, también me comen a mí, que andaba por allí sacando fotos.



Y Colorín Colorado este cuento se ha acabado.

Guión y Dirección: Pedro Montoro.
Protagonista: Sula.
Artista invitada: Nina.
Vestuario: Ina Nelz, que le confeccionó el gorro a la "Sula Feroz")


¿Y cual es la moraleja de este cuento....?
Pues que si tienes carne picada (800grs) y:
Sal, pimienta,
un par de huevos,
perejilito picao
y un poco de pan rallao.
Te puedes hacer unas "hamburguesas-albóndigas-filetes rusos" (o como sus dé la gana llamarlo) de chuparse los dedos y si además le ponéis un poco de ketchup casero, ya ni te cuento.

Solo hay que mezclarlo todo, y darle la forma de hamburguesa, lo ponemos en la sartén con poco aceite y el fuego medio, dejando que se hagan bien por los dos lados (si ponemos el fuego alto, se harán por fuera, pero se quedarán crudas por dentro)

Fórmula del ketchup casero:

Un bote de 400grs de tomate (da igual que sea entero o triturado)
1 cucharada de vinagre de manzana.
1/2 cebolla.
2 dientes de ajo.
1/2 cucharadita de pimentón (yo se lo pongo picante)
1/2 cucharadita de sal.
3 cucharaditas de azúcar moreno.
1 cucharadita de comino en polvo.

Se mezcla, se pasa todo por la trituradora, se cuela (o no) y.... ¡Listo!


Pedro.M.B.

20 comentarios:

Valdomicer dijo...

¡Menos mal que todo es cuento!

Maria Pilar-COCINICA dijo...

Pobres de nosotros.

EL PUCHERETE DE MARI dijo...

Pedro si me hubiera leido yo esto ayer a las 2:30 madrugada me paice que se me hubieran pasao los dolores.
Como siempre te superas.
Besos

Pedro dijo...

Valdomicer.-
¡Vete tú a saber si no hay algo de verdad...!

Maria Pilar-COCINICA.-
¡Sí, cada día más pobres...!

EL PUCHERETE DE MARI.-
¡Ea, ea, ea! ¡Cura sana culito de rana...!

Kelinda Camacho Garcia dijo...

volví a ser una niña por unos minutos, me gusta tu creatividad! saludos desde Tacna-Perú

Pedro dijo...

Kelinda.-
¡Pero si eres muy joven! Me cuentas que volviste a ser una niña...¡te cambio los años!
¡MUAC!

Javier dijo...

Ahora entiendo porqué me salen siempre las hamburguesas crudas por dentro.

Un abrazo y gracias por la lección.

Pedro dijo...

Javier.-
¡¡¡POS CLAROOOO...!!!
¡Pondrás el fuego a toda pastilla, vas como vas y aluego pasa lo que pasa...!
Un abrazo.

Isabel dijo...

y con lo buena que está la hamburguesillas para dejarlas solas paseando por el bosque !!!

besotes campeón !!

Pedro dijo...

Isabel.-
¡Ya te digo, está para comérsela...!
¡MUAC!

BlueLady dijo...

Pues me gusta el cuento. (La güela lleva días sin afeitarse pero está total con esas gafas) Y me gusta también la receta del ketchup casero, ya ves tú!. Una de dos, u hoy estoy de buenas o es que tengo hambre ainsss!!
Saludos!!

Tita dijo...

jajajajaja Nina es resultona, pero como los ojos de la Sula...es como los que tenia mi rubia...pero ella en morena-canosa

¡Un cuento con muy buena moraleja, bien rica!
Besos

Pedro dijo...

BlueLady.-
¡O eres la BlueLady-Feroz...!

Tita.-
Dice Sula que ella no tiene canas.
¡Se da mechas...!

Que la risa os acompañe.
¡MUAC!

Tita dijo...

Tras enseñarle la foto de la loba feroz al santo, hemos decidido adoptarla

¿cuando nos la mandas?

Pedro dijo...

Tita.-
¿¿¿Mi Sula....???
¡¡¡¡VAMOS ANDAAAAA...!!!
Ja,ja,ja,ja,...
¡MUAC!

Old Nick dijo...

Impagable la Receta,
Impagable es Ese Cuento
que Borda Con gran Talento
la "Bien Aviada Sulita"
¡Amigo Pedro, Me Apunto
y Darle un Mordisco Sano
a la Moza, en el "Manzano"
(Dos Frutas Mejor que Una...)
Eres, Amigo, Genial
mezclando Cuento y Viandas
y Pues en el Guión Mandas,
¡Me he Partido en el FINAL!
Así que Con tu Receta
y Una Botella "Vejeta"
¡Me Apunto al Ceremonial!
Y Como Ya he Terminau
Aplausos Para Sulitas,
Ninas, Contraria, Abuelitas,
y el Astuto Narrador.
Brindis, Abrazo y ¡¡RIAU RIAU!!

Pedro dijo...

Old Nick.-
¿Impagable la receta...?
¡De eso nada, vaya jeta,
son cuatrocientas pesetas!
que soy pobre y retirado
(con jubilata has topado)

¿Pesetas dije..?
¡Qué error!
¡Excusad Comendador,
euros quería decir
y pagadlos al instante
porque lo puedo subir.

Un abrazo.

rosilet dijo...

Pero qué mona ha quedado la Sula con sus gafas y su gorrito! Me ha encantado la historia, sobretodo el nombre de la abuelita...Frikadelle, si eso comimos ayer!!! jejejeje
En cuanto haga más palmeritas les aviso!

Pedro dijo...

rosilet.-
Sí, Frikadelle es un nombre muy común en la colonia alemana de Cala Ratjada. La verdad es que estuve dudando si llamar a mi peluda, Sula o Frikadelle.
¡MUAC!

Calogero Mira dijo...

Gracias por el ketchup casero...