martes, 30 de octubre de 2007

EN EL AIRE Y EN MI MENTE.

De los cinco sentidos de los que está dotado el ser humano, el olfato es quizá "el patito feo" por ser el menos valorado.
Para mí es tan importante como cualquiera de los otros cuatro y así como de estos no guardo recuerdos especiales, si tengo grabados en mi mente olores que percibí cuando era muy pequeño.
Recuerdo el olor a pan, del horno del padre de un amigo mío en un pueblo de la sierra alicantina (Penáguila), en donde pasé varios veranos. Del mismo pueblo, recuerdo el olor del aceite de la almazara o del cuarto donde la Sra. Dolores (a la que consideraba como mi tercera abuela) guardaba los embutidos y la bollería.
El olor de la vaquería que había muy cerca de mi casa, el olor del taller de mi padre o el de la serrería de un vecino, el olor del Mercado de Maravillas o el de la tintorería de mi barrio en Madrid.
Unos eran muy agradables y otros simplemente peculiares, pero no guardo mal recuerdo de ninguno.

Esta mañana, mientras paseaba por los pasillos del Mercado del Olivar de Palma iba evocando todo y me he sentido feliz.
Pedro.M.B.

6 comentarios:

nievesdq dijo...

Hola Pedro, vine para traerte el mono que dejaste en mi blog con la caja de bombas, por si me la forma :-( jajajaja, y me encuentro con la evocación de los recuerdos a través de los olores.
Yo recuerdo el olor del café recién hecho de mi abuela. La recuerdo dándole vueltas a aquel molinillo manual... (nunca he vuelto a percibir semejante olor, qué delicia)... también recuerdo el olor del chocolate en onza, que tenía guardado en el aparador... el olor del aire de otoño, caliente y húmedo al lado del río Sella, pisando y abriendo los erizos de las castañas para su posterior recolección ... y cómo las asaba sobre la chapa de la cocina, mientras picaba la leña para calentarla... el olor de la ropa recién recogida y secada al sol... el olor del carburo, cuando lo cargaba para preparar el candil y alumbrar aquellas maravillosas noches de mi niñez, al lado de los fogones...
En fín, Pedro, hoy me marcho de aquí nostálgica. ¡¡cuántos recuerdos a través de un solo sentido, y qué poco sentido le damos¡¡

odili dijo...

no se que te diga pedro,casi podria pasar mejor sin oido que sin olfato.
ufffffff menudo tema has sacado el olor y la nostalgia,podriamos escribir paginas y paginas sobre esto;yo añoro mucho el olor en invierno del brasero,de la leche recien ordeñada cuando esperaba en la lecheria con mi lechera para comprarla,el olor de las higueras,el de los tebeos que venian en sobres,y uno en especial que me gustaba mucho el de la tinta que usabamos para los tinteros pelikan.un abrazo pedro y recuerda que todos los sentidos tienen memoria.

odili dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alex Sual dijo...

¡¡¡¡Olores!!!... No tengo buen sentido del olfato, pero sí recuerdo el olor de las castañas asadas en la cocina de carbón de mi casa, el olor a "mina" de la ropa de mi padre, el olor de un "xatín" recién nacido, el olor de las palomitas caseras.
Sin embargo, dos son mis olores preferidos: el de la tierra húmeda y el de la brisa marina...
Como te envidio por tener cerca el mar...

Soraya dijo...

Hola Pedro, viniendo a visitarte y me encuentro con tu escrito sobre los recuerdos aromaticos, y la verdad es que este sentido tiene un peso muy unido a los sentimientos, y no creo que se le hay olvidado, se un sentido basico para poder cocinar, para saber como va yendo nuestras preparaciones, y ademas para abrirnos el apetito.
Recuerdo mucho el olor del pan horneado en hornos de barro, adoro el olor de la lena de Eucalypto, con sus ramas y hojas secas, el olor del chocolate caliente.
El olor de las personas que amo, es que es un sentido muy importante.
Y ademas de levanta el animo, no se si les pasa a muchas, pero cuando yo tengo algun inicio de estar medio apagada en mi estado de animo, voy corriendo a ponerme uno de mis perfumes favoritos, y me hace cambiar ese estado animico.
Ves?? si que es muy importante.
Te dejo un super abrazo,
Soraya

Quique dijo...

Hola Pedro

Buscando cosas de Penáguila he encontrado este blog. Muy buenas las sensaciones que te transmitía la vida del pueblo de Penáguila. Pues bien, te dejo aquí el enlace de mi blog dedicado a Penáguila.

http://benirraspeill.blogspot.com/

Saludos

Quique