miércoles, 11 de julio de 2012

PUDIN CON MANZANAS Y MEDIAS NOCHES.


La merendola había terminado, los últimos invitados se habían ido y la cocina parecía el campo de batalla de Waterloo con la encimera llena de cadáveres de canapés, vasos medio vacíos, restos de mejillones en escabeche y miguitas de queso (del jamón y del lomo no quedaron ni las migas...) Una coca de trampó se desangraba junto a una ensalada de patatas alemana completamente deshecha... Todo era desolación.
Los servicios sanitarios se pusieron en marcha y llegaron con un cubo enorme y una bolsa negra donde recoger los despojos y de repente...
Allí, tras un frutero con dos hermosas pero aterrorizadas manzanas "Pink Lady" y sin moverse para pasar desapercibidas, se escondían seis bellas "medias noches" intactas, sin un rasguño.

"¡Socorro, queremos un poco de protagonismo!" imploraban las manzanas y las medias noches...
Y yo les di protagonismo ¡Vaya que sí les di!

Al día siguiente, después de madurar la idea durante toda la noche, me fui a la cocina y recluté los siguientes
ingredientes:
1 litro de leche.
4 huevos.
2 cucharadas de chocolate a la taza.
un dedal de mantequilla.
6 medias-noches
2 manzanas.
Vainilla. 
La peladura de un limón o una naranja, procurando quitarle toda la parte blanca que sea posible.
Azúcar. (Yo le puse sirope de ágave, por aquello de los niveles de azúcar de mi contraria).

Embadurnamos con mantequilla el molde donde vayamos a hacer el pudin.
Mezclamos el chocolate con un poco de leche, de forma que quede una pasta compacta con la que cubriremos el fondo del recipiente (así me evito hacer el caramelo que no debe comer la contraria antes mencionada)

Ponemos a hervir la leche con la vainilla y la monda del cítrico elegido.
Pelamos las manzanas y las laminamos finamente.
Después que haya hervido la leche, retiramos la vainilla y la monda, archivando ambas en la B (de basura)
Echamos un chorrete de sirope de ágave ( o el azúcar que estimemos) en la leche y le añadimos las medias-noches troceadas y las láminas de manzana.
Batimos los huevos a los acordes de "La Rosa del Azafrán" o "La del Manojo de Rosas", añadiendo el batido a la leche, las medias-noches y las manzanas.
Volcamos cuidadosamente todo en el recipiente, procurando no destrozar el fondo de chocolate.
Cubrimos con papel de aluminio para que no se cuele el agua del baño María.

En el horno precalentado a 180ºC y con el baño María preparado, lo sumergimos y lo tenemos aproximadamente 50 minutejos, comprobando que esté hecho antes de sacarlo.
Y zascarrasclás ni media docena de cosas más.

 Pedro.M.B.




6 comentarios:

Harapos dijo...

Eso tiene que estar de morirse. Todos los postres con manzana me encantan...

Ana y Blanca dijo...

seguro que estaba buenísimo!

http://juegodesabores.blogspot.com.es/

Maria Pilar-COCINICA dijo...

No conocía tus habilidades reposteriles, te ha quedado fantástico y me has dado una idea para sustituir el caramelo liquido.

Cada día me gusta más la Venancia.

Besos

marisa (cocinando en Mislares) dijo...

me ha encantado el relato, jajaaj y la receta por supuesto tambien tiene que estar rica. besicos

imaginacion dijo...

ME ENCANTAN LOS POSTRES QUE LLEVAN MANZANA; Y ESE TIENE QUE ESTAR...
ESTOY ANSIOSA POR QUE LLEGUE LA NUEVA MANZANA REINETA, QUE ES UNA DE MIS PREFERIDAS .
ESTE TIENE UNA BUENA PINTA Y SEGURO QUE ESTABA MUY RICO.
BESOS.

Olga Riofrio dijo...

Que bueno los los ingredientes de reciclaje.
En esta epoca no se tira nada.
Delicioso y sencillo postre.
Saludos
Olguis.