domingo, 22 de julio de 2012

PINCHITOS DE ANIBAL. (temblad después de haber reido...)


Anibal era escritor aficionado, también le gustaba la cocina y solía reunir a sus amigos en casa, para hacerles probar sus experimentos culinarios.

Llevaba una temporada un poco nervioso, un desconsiderado y "cabrito" vecino, se dedicaba a la hora de la siesta a practicar el pentagrama musical con una trompeta y no le dejaba conciliar su "sueñecito" de después de comer (algo sagrado para Anibal)
Había intentado hablar con él, pero este (mitad desfachatez, mitad cinismo), se reía de Anibal, diciéndole que la siesta era una práctica del siglo pasado. ¡El muy cabrito...!

Un día, se reunió con sus amigos para degustar una barbacoa en su casa y preparó un adobo para dar sabor a los "pinchitos" que pensaba ofrecerles.
La receta consistía en los siguientes ingredientes:

1,5 Kgs de carne en taquitos pequeños (no demasiado)
3 cucharaditas de comino en polvo
1 cucharadita de comino molido.
2 cucharaditas de pimentón de la Vera picante.
1 cucharadita de pimentón de la Vera dulce.
1 cucharada de tomillo.
1 cucharada de romero.
Sal suficiente para la cantidad de carne.
Aceite de oliva suficiente para mezclar todo sin que se forme una pasta (que quede un poco liquido)

Se deja la carne el día anterior en adobo dentro de la mezcla y se ensarta en los pinchos un rato antes de poner la carne a la brasa (se recomienda carbón de encina)

La comida fue un éxito y los invitados encantados y satisfechos, le preguntaron a Anibal, de qué era la carne que habían comido, a lo que Anibal respondió:
¡Carne de cabrito!

Cuando sus amigos se marcharon, Anibal se acostó y durmió una larga y reparadora siesta...

 Pedro.M.B.

8 comentarios:

elena dijo...

Muy buenos esos pinchos, sí señor.

Has olvidado el apellido del protagonista, aunque se supone, así que no es problema.

Un saludote.

María (lady) dijo...

jejeje ...

Tengo yo un vecino
que toca la trompeta
.....
No te asustes
no corre peligro
-de momento-
pues no echo la siesta.
Por la tarde trabajo
de tres a seis y media.

Besotes de domingo!!

Tita dijo...

jajajajaja, ricos pinchos, aunque sean del cabrito ese!!!

Maria Pilar-COCINICA dijo...

Muy ricos los pinchitos, aunque sean de cabrito.

Besos

Mónica López dijo...

Fantásticos pinchos, aunque al leer el título, me ha venido a la menta Aníbal Leckter!! :)

imaginacion dijo...

Como siempre, no se cual esta mejor; si el plato que presentas, o tu entrada y continuacion...
Eres genial; con esa normalidad y buen gusto que hace de lo mas ameno todo lo que comentes.
Besos.

El pucherete de Mari dijo...

Pedro, muy buenos pinchos, muy buena historia y la viñeta como siempre "matricula" ¡como quiero a estas aguelas! Me he podido reir, San Pedro te voy a llamar a partir de ahora.
Besazo amigo

Zángano dijo...

Wuenas Pedro, mu ricos los pinchicos, sobre todo con el comino, rico, rico.

Zangasaludos.