miércoles, 28 de enero de 2009

CUENTO DE LA CARNICIENTA (carne picada vestida de gala )


La Carnicienta era una pariente lejana de la Cenicienta, concretamente era prima 5ª por parte de padre.
Su aspecto, aunque sonrosado, era de lo más soseras que os podáis imaginar y ella lo sabía, por lo que se pasaba la mayor parte del tiempo encerrada herméticamente en una bandeja plástica de Mercadona, con fecha de caducidad y un cartel que ponía "OFERTA", mientras sus hermanastras La Chuleta y la Salchicha lucían sus galas sin carteles denigrantes que les restara belleza.
Un día,La Carnicienta lloraba su sosería a moco tendido, cuando un Hado Padrino barbudo y gafotas pasó por delante de la estantería donde se encontraba y le preguntó:

.-¡Passssa contigo tronca! (era un poco chuleta) ¿por qué moqueas de esa forma...?
.-¡Porque no puedo ir al baile, soy fea y no tengo vestido...!

El Hado Padrino, se compadeció de ella y tocándola repetidamente con su varita mágica, intentó convertirla en una comida de buen ver, pero la varita debía de estar averiada y no le hacían efecto sus toques...
Además un segurata del establecimiento, se acercó al Hado Padrino y le dijo:

.-¡Si continúa usted golpeando con el paraguas la bandeja de carne, me veré obligado a mostrarle la salida...!

Por lo que el Hado Padrino, prudentemente, cogió a La Carnicienta y la echó al carrito con otros elementos necesarios para hacer el encantamiento en su casa.

Los elementos encantables eran, a saber:

Vestido de La Carnicienta propiamente dicho.-
Una Carnicienta de 400 grs mezcla de cerdo y ternera.
8 hojas de repollo que estén enteras (grandecitas a ser posible)
1 frasco de salsa de chile picante (hot chili)
Un manojito de cebolletas (pensó en "un ramito de violetas" pero quedaba muy cursi) (usó 2)
Unos ajos. (usó 3 dientes)
Brandy (es mentira, no lo compró, ya tenía...je, je, je)(¡es que os lo creéis todo...!)

Carruaje de La Carnicienta.-

En un principio, pensó utilizar una calabaza como manda el cuento de La Cenicienta, pero como no era amigo de las limousinas, empleó un calabacín que daba para un vehículo más sencillo, eso sí, con otros accesorios propios de una locomoción moderna. Así que usó...

1 calabacín.
Queso rallado (se pueden emplear diferentes clases de queso, a gusto del "encantador" de turno)
Aceite de oliva.
1 pimiento verde.
1 cebolla.
2 zanahorias.
3 ramas de apio verde.
1 cubito de caldo de carne.
1/2 cucharadita de curry en polvo.
7 cucharadas de tomate triturado (1/2 bote pequeño)
1 copa de brandy.
Sal.
Pimienta.

Se pican 4 dientes de ajo y 2 cebolletas, se sofríen y cuando la cebolleta se ponga transparente se añade La Carnicienta junto dos cucharaditas de salsa de chile, la sal, la pimienta y un chorreoncito de brandy. Se deja que se haga hasta que La Carnicienta cambie de color y se saca de la sartén, reservándola mientras se escurre de todo el líquido que le quede (en un escurridor).

En un puchero grande, se pone a hervir agua con un poco de sal. Cuando esté hirviendo se sumergen las 8 hojas de repollo y se dejan 30 segundos para que pierdan rigidez. Se sacan e INMEDIATAMENTE se sumergen en agua con hielo para cortar la cocción. Se sacan, se escurren se secan con papel de cocina y se extienden para recibir a La Carnicienta en 8 porciones.

Lo de la belleza de La Carnicienta, no lo arreglaba ni el "Plan Pons Belleza en 7 Días", así que el Hado Padrino optó por una solución rápida... ¡La envolvió en las hojas de repollo para que no se le viese el careto y pasara desapercibida! (como se muestra en la "afoto")


A continuación vino el duro trabajo de maquear el resto de los elementos para convertirlos en un carruaje que transportara a la "bella enmascarada" y con los elementos que se pueden apreciar en la siguiente ilustración, el Hado Padrino hizo lo siguiente:

Picó muy picadito todo sin revolverlo y echó en aceite muy caliente (pero escaso) :
1º La cebolla y el pimiento (dejando que se hicieran).
2º La zanahoria y el apio (lo mesmo, o lo que es igual, de la "mesma" manera).
3º el calabacín.
Desmigó el cubito de caldo, echó un chorreoncito de brandy, media cucharadita de curry en polvo, sal, pimienta y por último el tomate triturado.
Lo dejó hacerse a fuego lento durante 1/2 hora vigilando que no se quemara (tuvo que echar 1/2 vaso de agua), lo probó de sal y lo sacó del fuego.


Pasó el sofrito por la trituradora y lo puso en un recipiente-bandeja de horno. Colocó a La Carnicienta Enmascarada sobre el purecillo y la cubrió de queso rallado, para a continuación meterla al horno hasta que el queso se fundió y se tostó un poquito.

La Carnicienta fue al baile de Palacio y no la conocieron ni su madrastra ni sus hermanastras que estaban allí haciendo pasillo al Príncipe y a una bella desconocida que iba tapada hasta el cogote, pero que olía (y sabía) de puturrú.
Y Colorín coloreta, se ha acabado la receta.

Pedro.M.B.

23 comentarios:

RosaMaría dijo...

Pues qué gusto! La Carnicienta quedó preciosa y sabrosona, el pícaro padrino sabía lo bien que combinan los elementos elegidos... Recuerdo en otro cuento cuando era pequeña que una tía de las buenas, hacía el repollo entero, verde él,ablandándolo solo para rellenar sin deshacerlo entre hoja y hoja, más o menos el mismo acicalamiento para ésta (que sería otra prima de la tuya, pero más lejana)más algún huevo y miga de pan remojada en leche, solo que la ponía en una olla a presión, con una salsa espectacular pero sin triturar. Bueno, qué olor, qué sabor, seguro que parecido a tu muy buena Carnicienta. Te felicito por TODO y te agradezco el haber traído a mi memoria "aquella" Carnicienta antigua.

Su dijo...

Jaja, eres genial, he disfrutao leyendote y a estas horas eso es estupendo.
POr ciero me podias pasar tu varita o paraguas cerca a ver si me conviertes en un ser que parezca algo humano. Trabajar tanto no puede ser sano. Estoy de impuestos hasta el moño, menos mal que en bus me duermo, ja ja
Enhorabuena majetón

Pedro dijo...

RosaMaria.-
Te puedo asegurar y aseguro, que el plato es de lo más rico que he cocinado ultimamente y tomo nota de tus recuerdos para hacer innovaciones la próxima vez que lo haga.

Su.-
¡Me malcrias con tus "eulogios"...!
¡Lo siento, no puedo dejarte mi varita-paraguas porque está averiado!
Lo he llevado a un taller de varitas-paraguas que dirige un Hado Padrino amigo mio y me ha dicho que tiene un fístulo intercordinal cruzado y como ya no la tengo en garantía me va a costar un ojo y la retina del otro repararla.
Voy a ver si me compro una varita nueva en el próxico Congreso de Hados Padrinos...

¡Un abrazo, guapetonas!

Pecas dijo...

Pedro este cuento me ha gustado mucho mas que el que yo conocía de la prima cenicienta. Donde va a parar, no hay color entre uno y otro. Dice mi marido que eres un genio, y eso que solo ha leido 2 o 3 de tus historias. El otro dia le leía yo en alto y nos moriamos de la risa los dos. Al ver tu foto me dice, si se le ve en la cara que es un cachondo. Así que ya lo sabes tienes un nuevo fans.
Buena suerte en tu proximo congreso de Hados Padrinos.

Terly dijo...

Me ha encantado tu cuento, Pedro pero con éste no se puede decir eso de "un cuento y a la cama" No, no... Un cuento y a la mesa a ponerse como el tìo Kiko y si lo acompañamos de un buen y abundante "Protos", lo de la cama puede venir después.
Un abrazo, génio.

Clara y Pepe (los Chuquis) dijo...

Estamos tan emocionados con esta tierna y sentida historia. Las lágrimas brotan espontáneamente de nuestros ojillos. El Chuqui dice que lo más emocionante de todo, debe ser probar la "carnicienta". Lo lindo es que tiene un final feliz... "Pancita(estómago) llena, corazón contento".
Besos y abrazos**

Sonia Martín dijo...

¡Viva la carnicienta! Sobre todo por la oportunidad que le dió al Hado Padrino de contarnos este cuento. La receta de rechupete, y el cuento, como siempre, una oportunidad maravillosa para echarme unas risas en este hotel de Sao Paulo en el que me encuentro (y eso, ya sabes, se agradece un montón). Un beso grande desde los Brasiles, Hado Padrino. Sonia

Pedro dijo...

Pecas.-
¡Es que este cuento es real como la vida misma...!
¡Anímate a hacerlo, porque está riquííííísimo...!
Un abrazo, pareja.

Terly.-
Díle a la Italiana que te lo haga y después me cuentas...
Un beso para ella y una colleja para ti.

Clara y Pepe (Los Chuquis).-
¡Es que La Carnicienta está para comérsela...!
¿Lagrimas...? ¡Solo le puse un poco de cebolleta...!
Un abrazo, pareja.

Pedro dijo...

Sonia Martin.-
¡Afortunados los ajos...!
Te prodigas menos que Zapatero en Las Cortes...ja, ja, ja, ja... Mañana, tómate un buen desayuno brasileiro a mi salud (ponte ciega de mango y de papayitas)
¡Muchos besotes y un saludo a toda la "tripu"!

María (lady) dijo...

Pedro!
Con la buena pinta que tiene la protagonista, habrá que intentarlo ... aunque no sé yo si mi varita ...

Ea! que lo que yo quería decir es que eres un artista, del cuento-ralato-, la imagen, la cocina ... y además con buen humor.
¡OLE!

nieves dijo...

Pues después del "liftin" que le ha dado el hado a la carnicienta, nadie diría que su apariencia primaria era tan desastrosa. Fíjatetú, lo que puede ser capaz de lograr una varita-paraguas en un mercadona. Ha quedado de auténtico lujo. Está para comérsela jajaja.

Pasaré por las islas, con la esperanza de que me pases la varita-paraguas por mis arrugas y canas, esperando que la magia se produzca de nuevo jajaja.

Un abrazo.

Pedro dijo...

Maria (lady).-
¡Ole...!¡No veas tú lo bien que ole, no me cansaba de oler mientras se hacía...ja,ja,ja,ja...

Nieves.-
¡Se intentará Nieves, se intentará, ¡Pues no soy yo nadie dando paraguazos...!

¡Muac,Muac!

La Brujita dijo...

¡Como me he reido! Me imagino perfectamente la escena de Hado Padrino con el vigilante del super....

En serio, me ha encantado la receta y seguro seguro que lo intentaré por que además tiene un toque bastante parecido al Sarmale mi plato favorito de la cocina rumana.

De hecho, tengo unos amigos rumanos a los que se lo pido constantemente.

Bueno pues sin más te dejo. ¿Que tal seré como Hada Madrina?

Besos

La Cocina mia dijo...

Hay que ver la imaginación que le echas a cada entrada de tu blog. Eres único.
Este cuento de la carnecienta tiene que estar delicioso. Me lo apunto para contarmelo en la cocina, porque tengo una col que está pidiendo que la conviertan en cenicienta.

Un abrazo

mariajesusparadela dijo...

Entra en mi blog, por favor.
Entrada "dar y recibir elogios"

recetasdemama.es dijo...

Yo me parto contigo... ¡me ha encantado el cuento¡ Este verano probé un pollo en col que hizo una amiga mallorquina y me encantó. Así que ya me imagino a qué sabe tu carnicienta

Besos

Pedro dijo...

La Brujita.-
Muy Sra mia Brujita:
Dado que eres del gremio (tu bruja y yo hado) he intercedido por ti en el Congreso de "Hados, Hadas y especies afínes" y me han dicho que ¡vale! pero que tienes que cambiar el uniforme negro por uno de gasas rosas y la escoba por una varita de las de última generación con GPS, luego jurar o prometer tu cargo y a continuación ¡a ejercer!

La cocina mia.-
Primero habla con la col, que no es cuestión de transformarla así por las buenas sin su permiso...

Mariajesusparadela.-
¡Voy volando...!

Recetas de mamá.-
Yo también traté de hacer un pollo "encolao", pero me quedó muy pegajoso...

Un besote gordo para cada una.

la sopa gansa dijo...

Ay que me parto con el hado padrino!
si es que al final, tanto que se quejaba mi caperucita de vivir en el bosque, y la carnicienta viviendo en el mercadona!
si es que, Pedro, como dijo una vez hace muuuucho,un fulanito de tal,...............
"que toda la vida es sueño...y los sueños...sueños son"
me ha encantado la carroza, el vestido, tooodo!!!!
ay que chuli el padrino

un abrazo!!

manolito dijo...

¡¡Genial!!. Disfruto leyéndote y te felicito por esa manera tuya de contarnos cómo se prepara un delicioso plato.
Mañana sin falta le meto mano (a la receta se entiende)

Shikilla dijo...

Tú si que estás hecho un hado padrino con estas recetas tan suculentas ahora...¡¡¡cuando estoy a régimen!!! buaaaaaaaaaaaaa!!!

Pedro dijo...

La sopa gansa.-
¡Y en la sección de ofertas...!
¡Más denigrada no podía estar la pobre...!

Manolito.-
¡Gracias Manolito!
¡A ver si abres tu blog y nos cuentas cosas tuyas...!
¡Venga, anímate!

Shikilla.-
¡No llores que el Hado Padrino, en cuanto le arreglen la varita mágica te va a convertir un cocidito en un platito de acelgas...

TitoCarlos dijo...

Vaya, veo a todos los prejubilados nos dá por lo mismo. Es maravilloso tener tiempo libre, aunque con las aficiones que tenemos no queda mucho.
Me gusta tu blog.

Pedro dijo...

Tito Carlos.-
¡Gracias por la visita "jubilata"! Me pillas en plena producción y desbordado por obligaciones ineludibles (veterinario, taller del coche, bricolage casero, etc, etc)En cuanto tenga un respiro te visito.