miércoles, 3 de marzo de 2010

MIGAS EXTREMEÑAS..


Hacía ya tiempo que tenía ganas de desayunar unas migas y mira por donde, la llegada de la abuela Venancia me vino de perlas:
.-¡Abuela! ¿Me harías unas migas de esas que tú haces tan ricas...?

¡¡¡ZASCA!!!
La "guantá" ni la vi venir...

.-¡Eso por pelota piejoso!

Y con el candor angelical de sus más de 90 años, se puso a sacar lascas de una hogaza de pan candeal, al tiempo que canturreaba:

Las migas de la Venancia,
no son migas del montón,
llevan panceta, chorizo
y una miaja pimentón.

Y el pimentón que le pone,
no es un pimentón cualquiera,
es el pimentón qui hacen
en la zona de La Vera.

Cuando no quede ni un pico,
es qui has hecho algo mu rico,
¡zámpatelo en la cocina,
porque hay muertes ripentinas...!

Luego, con medio vaso de agua, se puso a remojar las lascas de pan, salpicándolas con los dedos,
Machacó tres dientes de ajo y se lo añadió.
Esparció una cucharadita de pimentón picante, lo revolvió todo y lo tapó con un paño mientras me decía:
.-¡Ansina hasta mañana y como lo toques te muelo a palos con la garrota...!

Al día siguiente, sacó de la maleta (que tenía cerrada con llave y guardaba debajo de la cama) unas lonchas de panceta y dos choricillos y con una navaja cabritera los troceó, reservándolos en un plato bajo su atenta mirada. Sacó también una ristra de ajos y desdentó una cabeza, dándoles un golpe a cada diente sin pelarlos.
Puso una sartén al fuego y cuando el aceite (100cc) estaba caliente, echó el chorizo, la panceta y los ajos, les dio 3 ó 4 vueltas y echó las migas, removiendo constantemente con una cuchara de madera hasta que las migas cogieron un colorcillo entre "Dorado como una puesta de sol al oeste del Guadiana" y "Meloso como un amanecer al sur del Guadalquivir" (es decir, que se vea que están hechas)

.-¡Hala, inútil, ahí tiés tus migas...

Y me lancé como una hiena a por unos despojos después de un ayuno obligado de 15 días...
¿¿¿Fotos...??? ¿Qué fotos...? Me remito a la coplilla de la abuela:

Cuando no queda ni un pico,
es que has hecho algo mu rico,
¡Cómetelo en la cocina,
porque hay muertes repentinas...!

Bueno, en compensación, os pongo unas rimas dedicadas al pan duro que algunos ya conocéis...


AL TROCITO DE PAN DURO.

Trocito de pan duro que, olvidado,
ves pasar las horas y los días,
sin que nadie repare en tu presencia,
sin que nadie remedie tu agonía...

Somos pocos los que te usamos sin desprecio,
somos pocos a los que gustas todavía,
en un pringue de huevo con tomate,
o con el choricillo de un plato de judías.

¡Qué lejos quedaron los instantes,
cuando caliente, crujiente y muy blandito,
saliste del horno, apetecible,
y se pegaban por darte un pellizquito...

Pero yo no te olvido, amigo mio,
y por eso, levanto la copa en tu memoria,
que con mendrugos de pan duro se saciaron,
muchos genios a lo largo de la Historia.

Pedro.M.B.

27 comentarios:

Mª Ángeles Sánchez dijo...

Y ahora las migas, las migas de mi tierra natal. ¡si es que me tienes enganchada!
Me encantan las migas, y si son extremeñas, pues aún más.
Exttremeñas, jiennenses, malagueñas, qué mas dá. Si me gustan de cualquier forma y lugar.
Con melón, con tomate, con pescaíto, con rábanos, con naranja, con uvas, con pimientos... y con chocolate.
Muy buenas, las de la abuela Venancia.

Paula dijo...

gran cocinera tu abuela y de fuerte carácter!!!. La ostia compensa si al final te hace esas migas ;)

Salu2, Paula
http://conlaszarpasenlamasa.cultura-libre.net

Su dijo...

No dudo que la Venancia haga unas migas de p.m., pero...para migas number guan, las de mi Rogelia, sorry

Eva dijo...

Pedro, no nos has dejado ni las migas. Esto no te lo perdono, ni siquiera una foto....snif!
Esta vez no hay besote, con un pescozon vas que chutas!!

Laura. dijo...

Ni una triste foto de las estupendas migas de Venancia.. En fin, nos las imaginaremos.. Que triste el mendrugo de pan al que nadie hace caso, y que razón tienes, cuanta gente se ha alimentado unicamente de eso a lo largo de la historia....


Acabo de leer el cuento de hamburguesita roja, es genial! El final es un poco al antojo del escritor, pero como bien dices, para eso es tuyo..

Besos Pedro!

El futuro bloguero dijo...

Lastima no verlas, pero quizás sea mejor para no sufrir en la distancia...

Que bueno Pedro.

Mandame una recetita italiana con tu creatividad, para mi concurso, que hasta tu contraria parece que se va a animar...

Sin vuestras aportaciones, el Premio Lazy Blog no tendriá enjundia ni criterio, ni humor.

Os espero, y a todos los comentaristas anteriores, vale Su, Laura, Eva Paula, Mª Angeles...?

Ese tipo de golpe para no picar mientras la espera, suena a pescozón, en todo lo alto, jajaja.

Un abrazo Pedro.

MªJosé dijo...

Y yo que queria probarlas, os las habeis comido todassss, así estarian de ricasssss.
besosssss

Curra dijo...

Bien vale la pena una guantá por esas migas... (ansina las hacía mi padre, jajaja, pero sin guantá)
Besos

Javier dijo...

Igualica, igualica a la sopa de ajo que nos daban en la Marina cuando hice la mili pero con más enjundia. Aquella llevaba sólo agua, pan, ajo y sal. Creo que ahora, en vez de sopa de ajo reparten una cosa que se llama "preñaito" (un bollito de pan hecho al horno con un “chorizu adentru") De seguir con la sopa de ajo, si es como la de la abuela Venancia, me reengancho.

Un abrazo y... sigue así ¡qué no hay nada como lo antiguo! :)

Pedro dijo...

Mª Ángeles Sánchez.-
¡Migas con chocolate, qué recuerdos...! Tendría yo 18 años cuando las comí por última vez...
Y recuerdo que fue en Alcalá de Henares.

Paula.-
¡Es que la abuela Venancia es de genio vivo...!
Por cierto:
La abuela Venancia no es mi abuela, es un personaje imaginario fruto de mi imaginación más imaginativa. Es una abuela "Guadiana" que aparece y desaparece del blog cuando mis musas me lo mandan.

Su.-
La Rogelia es muy salá,
la Rogelia es muy cashonda,
pero donde esté Venancia...
¡la Rogelia no se ponga!

Eva.-
Yo no quiero asustarte, pero Sula y Nina se han quedado mirándote cuando me dabas el pescozón...
¡Qué no te pase na...!

Laura.-
A partir de ahora, cuando veas un mendrugo de pan te acordarás de estas rimas.

El futuro bloguero.-
¡No, Paco, no. De pescozón nada, fue una guantá de las que da la abuela, que tiene la mano más rápida del lado derecho de la cabecera del Rastro.
En cuanto a la receta....¡Ya se verá!

Mª José.-
Núnca mejor dicho...¡No quedaron ni las migas!

Curra.-
¡Pues una guantá de la abuela, no te creas que se la da a cualquiera...!
¡A mí, es que me tiene ley...!

Javier.-
"No hay nada como lo antiguo..."
¡Me estás llamando viejo....!
¡Me estás llamando antiguo...!

¡A la salida te espero! Ja,ja,ja,ja...( y a la salida, había bronca segura...)
La verdad es que rememoro cosas de hace muchos años....
¡Sí, creo que me voy haciendo un poco tarra...!

¡Bueno, bonitos, ya os he dejado comidos, así que vamos a echar una cabezadita...!
¡MUAC! Os quiero.

Ana dijo...

Seguro que esas migas estaban buenísimas... yo las hago sólo una ve al año, y disfrutamos a tope

Besos. Recetasdemama

Pilole dijo...

Todavia me estoy relamiendo, me han sabido a poco las migas de la abuela...¡que mano tie la jodia! un beso para tí y otro para la abuela Venancia

Carmen dijo...

¡ Ya te vale, te comes todas las migas de la Venancia, te quejas de su pescozón y nos pones la foto de un mendrugo! ¡ Y encima querrás llevarte todo el mérito por publicar un post de migas!


Me copio la receta que yo las hago " a mi manera" (aunque tampóco queda ná de ná. Lo que hace el hambre)

Hasta otra, salao

la sopa gansa dijo...

eso, aqui hay que echarle imaginacion! jajaaa
bueno, para la proxima, eh? una fotilloooo

Begoña dijo...

Pedro, me había perdido unas cuantas entradas de tu blog.... y llevo aquí un rato partida de risa...
Las migas me las imagino, deliciosas.
Como las manos d una abuela...
Un saludo, Begoña

Nina dijo...

La Venancia hace las migas extremeñas distintas a las que hacemos por Fregenal. Las de aquí no llevan pimentón. De cualquier forma que se hagan están ricas. ¿Verdad?
A mí me gustan con aceitunas y una sardinita asada.
Un abrazo.

mamen dijo...

Tu si que eres un genio, y a ver si sabes esta.
"Pan, palabra que suena a disparo, en la boca del pobre"
Un beso genio enmigao

Pedro dijo...

Llevo casi toda la tarde sin Infernet, por culpa de las tormentas y los vientos huracanados. Este es el 3er intento de contestaros.

Ana.-
Es que son para disfrutarlas, sea la hora que sea...

Pilole.-
Lo de la mano, supongo que lo dices por el guantazo que me ha sacudido...

Carmen.-
¡Ojo, que no es un mendrugo cualquiera, es un mendrugo rimado...!

La sopa gansa.-
¡Os ha dao con la foto! ¿Es que no os gusta la abuela Venancia, hecha a pulso...?

Begoña.-
¡No me recuerdes las manos de la abuela, que me echo a temblar...!

Nina.-
Pues pruébalas con pimentón y verás cosa rica...! (y que sepan mucho a ajo...)

Las próximas migas, las voy a hacer con huevos frtos...
Un abrazo pa to el que se menée.

Pedro dijo...

Mamen.-
¡Has entrado con sigilo mientras escribía...Y m´as dao un zuzto!
Pues ¡lo siento, no quedan migas!
¡MUAC!

Monsieur de Sans-Foy dijo...

Queridísimo don Pedro:

El asunto tiene su miga y su enjundia.
No es cosa que se despache de cualquier manera.
Yo ya lo dije en su día, y a lo dicho me remito:

INGREDIENTES:
-Medio kilo de migas de buen pan,
-un chorro de aceite,
-una cebolla,
-dos o tres dientes de ajo,
-un pimiento verde,
-dos o tres de pimientos del Piquillo,
-un poquito de tocino, ibérico a poder ser,
-150 gramos de chorizo o chistorra frescos,
-dos cucharaditas de pimentón ahumado de la Vera,
-un chile chipotle seco, en trocitos,
-un huevo frito por persona.


Unas migas de pastor
harás con muy poco gasto,
dando vueltas y más vueltas
a la cuchara de palo.
El pan duro que te sobre,
a tal fin habrás guardado
hasta hacerte con bastante,
que no es cosa de tirarlo.

Reducir a pedacitos
tan magníficos peñascos
es la primera tarea;
luego, habrá que bautizarlos
con mesura y sin pasarse,
bien con agua, bien con caldo.

La mejor sartén de casa,
la que tenga más calado,
será la plaza de toros
donde lidies al morlaco:
freirás conjuntamente
la cebolla con el ajo,
bien pasados por el filo
del acero toledano.

Mientras fríes la cebolla
sobre fuego mesurado,
le echarás a pedacitos
un pimiento colorado
(o del verde, da lo mismo…
que es un guiso, no un semáforo)

Pimentón del de la Vera
le añadimos, sin quemarlo,
y un poquito de tocino,
que es el alma del marrano.

Si te gustan los picantes,
bien vendrán unos pedazos
de esos chiles renegridos:
los chipotles mejicanos.
Es momento de que añadas
el chorizo ya picado,
sin dejar que fría mucho,
que se queda como un palo.

Se reposa la fritura
de cebolla y aledaños,
como un par de Avemarías…
(diez minutos, para laicos)

Puesta al fuego nuevamente
la sartén, allí volcamos
nuestras migas remojadas
(ni resecas ni nadando)
y dejamos que se empapen
en lo que hemos preparado.

Aquí viene -tomen nota-
el busilis de este plato:
darle vueltas y más vueltas,
con muchísimo cuidado
sin dejar que se te agarren
ni que huelan a quemado.
Darle vueltas con paciencia,
manteniendo el fuego bajo.
No te pares ni un minuto,
porque... ya se te han pegado.

Cuando el pan esté ya seco
y hasta huela a chamuscado,
están listas: es momento
de servirlas humeando.

¿Qué nos falta? Huevo frito.
Un huevito en cada plato.
De beber, para mi gusto,
piden vino tinto de año…
Un Luis Cañas, por ejemplo
(sin afán publicitario)

Migas, tinto y huevo frito…
Buen provecho asegurado.

Pedro dijo...

Me quito el gorro, Sans-Foy
e inclinando mi cabeza,
le doy mis respetos a
migas de tanta belleza.

Lamento no contestar
con una larga proclama,
pero tengo que marchar,
mis deberes me reclaman.

Pero, lo dicho Sans-Foy,
le quedo muy agradecido,
por esta bella receta
de migas con embutido.

Un abrazo de oso con madroño.

Carmen (Dulces bocados) dijo...

Pues vaya con tu agüela, pero conociéndola no se como no ibas prevenido, ja,ja,ja. Las tuyas (migas) estarán buenísimas, pero mi padre hace unas estupendas y cuando ya nos quedan unas poquitas en el plato, para acabarlas ponemos un poquito de leche y quedan summun.

Carmen (Dulces bocados) dijo...

Ah, con la emoción de las migas, se me olvidó decirte que soy nueva en tu cocina, pero me has embaucado con tus palabras y me quedaré por aquí viendo lo que nos preparas. Un abrazo

Pedro dijo...

Carmen (dulces bocados)
Pues como eres la nueva, eliges... ¿friegas o secas...? ja,ja,ja,ja...
¡MUAC!

Tita dijo...

Bueno, bueno, ¿te puedes creer que nunca he hecho migas, porque nadie sabía como hacerlas?

Así que gracias a la abuela Venancia (me escondo,no sea que me de pescozón por pelota) las voy a probar, mías por fin

¡qué rico! Besos

Ese oscuro objeto de deseo . dijo...

Que buenas estan las migas pijo ¡¡¡¡ Con melon o higos como guarnicion...

mmmmmmmnmmm¡

Una ñ relamiente toa¡

melodie dijo...

Migas con chocolate:-) Muy buenas, las de mi tia. - Recuerdos desde Alemania.