viernes, 4 de julio de 2008

EL NETSUKE


La carencia de botones y bolsillos en el tradicional vestido japones, dio lugar a la creación de otros elementos, para ceñir el kimono al cuerpo y poder llevar pequeños objetos
personales, como documentos, medicinas o dinero.
Para ceñir el kimono, se utilizaba una faja llamada OBI que se ataba a la espalda con sofisticados lazos y la falta de bolsillos se suplía con una bolsa denominada INRO que colgaba de un cordón de seda. Este cordón, se pasaba entre la faja y el kimono, y para que no se escurriera e hiciera de contrapeso, iba enhebrado al NETSUKE.


( Hacer clik en la imagen para ver más detalles.)

El netsuke en un principio era un simple trozo de madera o bambú, pero a principios del sigloXVII se empezó a tallar artesanalmente con diversas formas y diferente materiales, como madera, bambú, hueso, marfil, etc, dependiendo del poder adquisitivo del portador, siendo el más apreciado el marfil. Así mismo, las tallas más sofisticadas eran realizadas por maestros artesanos que imprimían su sello o grababan su firma en el netsuke.





Hay diferentes clases de netsukes, pero los más usuales son los que representan figuras de objetos, animales o personas y algunos, como el que muestro en las fotografías superiores, son articulados. A este, se le puede cambiar la expresión de la cara girándole la cabeza que va embutida y fijada por un pasador. También se puede apreciar la firma, que va en la base de la figura.
Hay representaciones de la vida cotidiana y muchos de ellos plasman escenas eróticas subidas de tono.













Son comunes los netsukes que representan diferentes dioses, elementos del zodiaco, plantas y animales y un sin fin de figuras.




Todo esto hizo, que al llegar el conocimiento de su existencia al mundo occidental a mediados de siglo XIX, se empezaran a coleccionar. Hoy en día algunas piezas están consideradas como auténticas obras de arte y en las salas de subastas adquieren altas cotizaciones.


Cuando yo era más joven, más alto,más esbelto, más moreno y con los ojos más verdes (y no tenía que pagar colegios ni hipotecas) aproveché mis viajes por Oriente y por algún rastrillo de Londres y Paris, para adquirir algunas piezas (en las fotos) de netsukes y alguna que otra miniatura a las que siempre he sido muy aficionado. Hoy en día, me resultaría imposible.

Pedro.M.B.

9 comentarios:

Su dijo...

jo
pe
lo
que
aprendo
macho.
Un
placer

Terly dijo...

En mi vida he coleccionado nada de nada porque no tengo paciencia para ello, pero admiro a quien lo hace y ésta debe de ser una colección muy bonita según parece en las fotografías.
Yo, ni de niño he coleccionado cromos de futbolistas que era lo típico. Soy bastante rarillo, ahora, eso sí, las mujeres siempre me han gustado y mucho pero tampoco las he podido coleccionar, solo tengo una.
Un abrazo, maestro.

Pilar - Lechuza dijo...

Veo que no soy la única que colecciona figuritas!! No tenía ni idea de lo que era un netsuke, y ahora gracias a tí Pedro he enriquecido mi vocabulario y mi "sapiencia", je,je

Jerusalem dijo...

Preciosos, ¡¡Hay que ver lo que nos hacen las hipotecas...no poder viajar!!

Besotes

Lillu dijo...

Vaya, no conocía la historia de esas figuras. Son una preciosidad.

saluditos

Shikilla dijo...

Siempre aprendemos cosas contigo, Pedro, eres un pozo de sabiduría, interesante lo de los netsukes, objeto que tampoco conocía, como tantas otras cosas...

Gracias y un abrazo, señor profe!, ya que Terly me ha quitado mi palabra preferida: maestro.

Dispersa dijo...

Que preciosidad! Yo también te doy las gracias por enseñarme lo que es un netsuke. Nadie como los japoneses para concentrar en un botón tanta belleza.
Un betsuke.

Babbilonia dijo...

Realmente estos textos tuyos me encantan. La historia es mi perdición (por delante de la cocina)

cibercuoca dijo...

Pedro, que suerte que los has comrado cuando eras joven, ahora puedes admirarlos. Besos