martes, 15 de diciembre de 2009

BERENJENAS EN ESCABECHE.


Hola amigos, como os escribí en "comentarios" de la entrada anterior, lo que en principio eran unas pequeñas vacaciones se han convertido en un viaje urgente a Talavera de la Reina por un problema grave en la salud de mi padre. Ha sido un infarto bastante fuerte, del que físicamente ha salido adelante a sus 87 años, pero su estado mental ha quedado bastante deteriorado, por lo que mis ánimos no están muy boyantes que digamos.
No obstante, vamos a poner cara amable a la vida y como os prometí, hoy voy a poner la entrada de las berenjenas en escabeche que ya tenía escrita. Espero que os guste.

¡A la rica berenjena, que está muy rica, que está muy buena!
Hoy vamos a cocinar una de mis hortalizas preferidas: ¡LAS BERENJENAS! y lo vamos a hacer de una forma que (por lo menos a mí me lo parece) salen ricas, ricas, ricas: ¡ESCABECHADAS!
Así que poneros el gorro que nos ponemos en marcha.

ingredientes:

600 grs de berenjenas, quien quiera más, tiene mi permiso (de nada)
1 cabeza de ajos. (a mí me gustan los "coloraos")

1 cebolla o unas cebolletas (¡qué sean hermosas!)
1 ramillete de perejil. (lo de ramillete, es como muy pocholo, oyesss...)
1/2 vaso de vinagre.
1/4 de vaso de aceite.
1 ó 2 cayenas. (para mi gusto mejor dos que una, ¡pero es que a mí me gusta el picante...!)
2 hojas de laurel.

Lavamos las berenjenas, les quitamos el "troncho" y las cortamos (con piel) con la mandolina, sin emplear el protector.
Nos vamos al botiquín a restañar el corte que nos habremos hecho y ponernos una tirita.
Dejamos de decir palabrotas (como: recontracogostro o joluscojoñuto...)
y continuamos.
Ponemos las lonchas de berenjena (con la mano que no está vendada) en una bandeja un poco inclinada y las salamos, para que suelten el amargor y el agua.
Nos entrará sal en la herida y lloraremos amargamente.
Nos llenaremos la boca de polvorones para que no se entienda nada de los que decimos.


pasada 1/2 hora (hora más o menos) las pasamos por el grifo para quitarles la sal y las secamos.
Las hacemos a la plancha con unas gotitas de aceite y las reservamos.


En una cacerola, sartén, recipiente, cacharro de cocina, utensilio o donde nos venga bien (menos en el colador), ponemos un poco del aceite y salteamos los ajos (partidos en 2 ó 3 lonchas) la cebolla o cebolletas y la cayena.
Cuando la cebolla o cebolletas estén hechas, echamos el resto del aceite, el vinagre y el perejil y lo dejamos hacerse 4 ó 5 minutos.


Vertemos el resultado sobre las berenjenas, procurando se reparta uniformemente y lo dejamos reposar dos horas (una hora menos en Canarias)

¿Qué estáis esperando...? ¡Hala, a comer...!
(¡jo...lin qué corte me he "dao"...! ¡@&%·#&)!


Pedro. M.B.

8 comentarios:

Valdomicer dijo...

Espero que tu padre se recupere rápidamente.
El escabeche no se parece en nada al mío. Habrá que probarlo.
Un abrazo.

Olga dijo...

¡Hola papi!

Más te vale que me dejéis alguna berenjena para que la pruebe, que tienen una pinta buenísima, pero eso sí, ¡ay de ti como me encuentre alguna de tus yemas en el bocado que me lleva a la boca, eh!

Besitos

Tu hijita preferida

Olga dijo...

...perdón, "lleve", no "lleva"...(¡ups!)

Clara y Pepe (los Chuquis) dijo...

Ya sabes que cuentas con nuestro apoyo moral, ojalá puedas afrontar con mucha entereza el problema de salud de tu padre. Son experiencias fuertes y te entendemos perfectamente.
Gracias por conservar el buen ánimo y compartir esa disposición, con nosotros tus amigos virtuales.

RosaMaría dijo...

Vendrá fenoméno para estos días calurosos. Buenas fotos, buena pinta, buen talante. Deseo que tu papi se vaya reponiendo, son edades difíciles, pero si tiene tu fortaleza se repondrá.
Un abrazo afectuoso.

Penny dijo...

Primero de todo espero que tu padre se recupere pronto Pedro.

Tu escabeche me ha encantado! Y ten cuidado con las mandolinas, te lo digo por propia experiencia amigo! Ahora a cuidarse esos deditos y un fuerte abrazo para ti y tu papá!

Petonets.

Perol y Mortero dijo...

Me partí de risa con esta entrada. Que puñetero, la gracia que tienes pa colgar una receta, y además de berenjenas, que me encantan.
Con tu permiso me la voy a llevar, que así nunca las he probado.

Un abrazo

Tita dijo...

A mí, como a Fermina Daza, solo me falta tener otra hija y llamarla Berenjena de tanto que me gustan, y tu receta, como siempre, con el principal ingrediente: la risa, la sonrisa y el buen humor.

Pedro, las personas mayores se desorientan increiblemente en los hospitales. Cuento que sólo sea eso, espero que tengáis unas fiestas tranquilas y bonitas. Un abrazo